Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Gobierno ofrece coparticipar $ 5000 millones de ATN a cambio del Presupuesto

Aceptaría distribuir recursos de forma automática para lograr apoyo. Propone hacerlo contra las deudas provinciales. Distritos sin deuda recibirán la inyección de fondos

Entre las concesiones que deberá hacer para lograr la aprobación de su proyecto de Presupuesto 2017, el Gobierno está dispuesto a conceder la transferencia automática a las provincias de una parte de los fondos de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN). Serían unos $ 5000 millones que saldrían de la órbita de la discrecionalidad del Poder Ejecutivo para pasar a la masa de recursos coparticipables. Así lo aseguraron a El Cronista fuentes calificadas del oficialismo y de la oposición que participan de las negociaciones para garantizar la sanción de la ley.
Esos contactos avanzan con lentitud y por varios carriles paralelos. Por un lado están las conversaciones del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con los gobernadores. Por otro, las reuniones entre los principales referentes legislativos de Cambiemos, el Frente Renovador, el bloque Peronista y el PJ-Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados. Y además, el ida y vuelta que los opositores mantienen entre sí, y que se extiende hasta las provincias y el Senado. En todas esas mesas de diálogo se habla del Presupuesto 2017.
Ante los pedidos del peronismo, el Gobierno puso sobre la mesa un menú que incluye la coparticipación de parte de los ATN como plato principal.
Del total de $ 22.000 millones que significan esos recursos (compuestos por un 1% de todos los gravámenes coparticipables, un 2% del llamado Impuesto al Cheque y además el aporte de un fondo fijo), y que la Casa Rosada decide cómo y cuándo enviar a las provincias, el Gobierno aceptaría destinar unos $ 5000 millones a la coparticipación, que se distribuye de manera automática entre los distritos. Esa porción es la que actualmente está afuera de la Ley de Coparticipación Federal, norma que creó los ATN para auxiliar a las provincias en casos de emergencia.
Sin embargo, la decisión del Poder Ejecutivo es otorgar esos fondos "contra las deudas provinciales". Es decir que los distritos que le deban a la Nación no recibirán recursos frescos sino que verán bajar su nivel de deuda. Mientras que provincias desendeudadas, como La Pampa, San Luis o Santiago del Estero, sí tendrán una inyección de dinero en sus arcas.
A esta oferta, el oficialismo le agregó otros condimentos que ya trascendieron, como la limitación a las facultades de la Jefatura de Gabinete para reasignar partidas presupuestarias, la prórroga de los plazos de desendeudamiento que las provincias se comprometieron a cumplir, el reconocimiento de deudas previsionales, y un programa de ayuda para empresas eléctricas provinciales que enfrentan deudas pesadas a raíz del Programa de Convergencia de Tarifas Eléctricas.
En este contexto, trascendió el malestar de algunos legisladores peronistas con los gobernadores, a los que acusan de reclamar a través de sus diputados y senadores, sin "poner la cara". "Los gobernadores nos mandan al frente pero ellos no exigen nada públicamente", observó un referente clave del PJ en diálogo con este diario. Ese fastidio coincide con una apuesta de la Casa Rosada, que vía Frigerio está hablando uno a uno con los mandatarios provinciales para asegurarse la sanción del Presupuesto, más allá de la negociación legislativa.
La intención del oficialismo es tener el dictamen del proyecto el miércoles 26 y tratarlo en el recinto el 2 de noviembre. Antes de eso, todavía falta la exposición del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, ante la comisión; y el envío al Congreso de dos proyectos complementarios y ya prometidos: las reformas de la ley de Responsabilidad Fiscal y de la de Administración Financiera.