U$D

JUEVES 25/04/2019

El Gobierno no convocará a sesiones extraordinarias

Fue decidido en la reunión que mantuvo el ministro del Interior Rogelio Frigerio con el senador Miguel Ángel Pichetto. 

El Gobierno no convocará a sesiones extraordinarias

El Gobierno, pese a lo adelantado, no convocará a sesiones extraordinarias en el Congreso, tal como se venía especulando en las últimas semanas, pese a que en enero se habían anunciado varios proyectos para tratar en febrero. 

Se llegó a este acuerdo en una reunión que mantuvieron el ministro del Interior Rogelio Frigerio y el senador Miguel Ángel Pichetto para analizar la posibilidad de convocar a sesiones extraordinarias en el Congreso y, finalmente, se acordó que no se concretarán, pese a que desde el oficialismo se habían anunciado varios proyectos para tratar durante ese tramo. 

Según dijeron desde Casa Rosada, a este medio, en el encuentro que mantuvieron entre ambos se acordó, en lugar de las sesiones extraordinarias, el tratamiento de dos leyes una vez que se inicie el período de sesiones ordinarias: la del financiamiento de los partidos políticos y la de los barrabravas. Y agregaron que el proyecto de Ley de barrabravas entrará por Diputados, mientras que el de financiamiento, por el Senado.

Además, desde Casa Rosada aclararon que en la segunda semana de marzo se tratarán en comisión ambos proyectos, para luego enviarlos a cada recinto. Ante la pregunta de los motivos por los que decidió no convocar a sesiones extraordinarias, desde Balcarce 50 argumentaron: "Ya estamos a mediados de febrero. De acá a la segunda semana de marzo vamos a trabajar ambas leyes para darle sanción". 

Idas y vueltas 

Desde mediados de enero, el Gobierno venía anticipando que iba a convocar a sesiones extraordinarias para abordar diferentes proyectos, todos vinculados a las carteras de Justicia y Seguridad, como el sistema de Responsabilidad Penal Juvenil, la Ley de Barrabravas, además de un modelo de articulación entre la desfederalización de la droga. 

Pero, más cerca de la fecha, puertas adentro, el gobierno comenzó a titubear sobre la estrategia, y hubo quienes argumentaron que esta puesta en duda tuvo que ver con el temor, por parte del Gobierno, de demostrar debilidad en el Congreso.