Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Gobierno negocia con la CGT y la oposición una mejora en Ganancias sin arriesgar equilibrio fiscal

En la Casa Rosada admiten la posibilidad de acordar una suba mayor al 15% en el mínimo no imponible y exceptuar algunos adicionales. Gestiones con el massismo y el PJ

Peña y Frigerio anunciaron el inicio de conversaciones con gremios, legisladores y gobernadores por Ganancias

Peña y Frigerio anunciaron el inicio de conversaciones con gremios, legisladores y gobernadores por Ganancias

Con el plazo límite de una semana impuesto por la oposición en el Senado para zanjar la polémica por Ganancias, el Gobierno puso en marcha una ronda de negociaciones con los gremios de la CGT, gobernadores y legisladores en la apuesta de consensuar un proyecto único para reducir la carga del impuesto sobre los trabajadores.

Para preparar el terreno de cara al arranque de esas conversaciones, previsto para mañana en un encuentro con la conducción cegetista, funcionarios del Ejecutivo mantuvieron contactos informales con diversos interlocutores en las últimas horas en las que anticiparon la disposición oficial a mejorar la propuesta de incluida en el proyecto enviado por la Casa Rosada al Congreso, aunque intentando preservar el equilibrio fiscal. "En el Gobierno admiten que se equivocaron y ahora quieren resolverlo, pero cuidando de no provocar una debacle en las cuentas públicas", afirmó uno de los sindicalistas que participó de charlas informales con los ministros de Mauricio Macri.

En ese sentido, fuentes oficiales como desde los gremios coincidieron en que el objetivo de la negociación será intentar alcanzar un consenso en un punto intermedio entre el proyecto inicial del Gobierno para reformar Ganancias, que estimaba un costo fiscal de $ 27.000 millones, y la iniciativa opositora votada por Diputados, que estiraba ese gasto a $ 100.000 millones. Sin precisar números por ahora, el planteo gubernamental se traduciría en un incremento del mínimo no imponible superior al 15% proyectado inicialmente, y la alternativa de sumar excepciones al tributo, como el aguinaldo y los adicionales por viáticos.

La CGT, por su parte, anticipó una aspiración más concreta: pretende que el piso salarial a partir del cual se aplique el tributo se ubique en torno a los $ 40.000, que queden exceptuados el aguinaldo, viáticos y horas extras, y se reformule la modificación de las escalas.

En buena medida el alcance de los cambios que podrían incorporarse al proyecto consensuado dependerá de un acuerdo sobre las fuentes de financiamiento. Desde el Gobierno coinciden con la propuesta de gravar el juego, pero se resisten a la eliminación de retenciones a las mineras y a la posibilidad de aplicar un impuesto a la renta financiera como planteó la oposición.

Esa discusión será una de las claves del encuentro que parte del Gabinete mantendrá mañana desde las 10 con la CGT, en la primera cita de la ronda de negociaciones anunciada ayer por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, luego de una reunión de la mesa chica del Ejecutivo realizada en la residencia de Olivos. "El camino que hemos recorrido hasta ahora no ha sido el más conducente", admitió el propio Peña en torno a la polémica por Ganancias.

El lunes, en tanto, será el turno de los representantes de los bloques de Diputados y Senadores de las principales fuerzas políticas y el martes serán los gobernadores los que concurran al encuentro con los funcionarios.

Desde el Frente Renovador, que lidera Sergio Massa, confirmaron su participación en el encuentro y anticiparon que su prioridad será la de garantizar que una eventual iniciativa de consenso garantice la excepción de tributo de la mayoría de los jubilados y adicionales como viáticos y horas extras. Graciela Camaño y Marco Lavagna encabezarán la delegación massista en la reunión. Las gestiones personales de Frigerio y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, lograron descomprimir el malestar inicial del propio Massa.

A su vez, desde la bancada del PJ-FPV, que lidera Miguel Pichetto, transmitieron al Ejecutivo su voluntad de diálogo y aseguraron que apoyarán la propuesta que surja del acuerdo con los gremios de la CGT.