U$D

LUNES 25/03/2019

El Gobierno modera la esperanza de ganar en más provincias que en 2017

A contramano de la euforia de las legislativas, ya no cree poder imponerse en distritos donde fue victorioso. La crisis, el desdoblamiento y las pujas internas, entre las razones

El Gobierno modera la esperanza de ganar en más provincias que en 2017

En apenas 15 meses, la Casa Rosada pasó de la euforia y la expectativa de contar con aliados en la mitad de las provincias para un hipotético segundo mandato de Mauricio Macri, a masticar la realidad que le deparan los pronósticos.

Tras imponerse con victorias en 13 de las 24 jurisdicciones en 2017, con el 42% de los votos nacionales, en las usinas del PRO, la UCR y la Coalición Cívica moderan los ánimos y advierten que el cronograma de elecciones desdobladas (al momento, en nueve provincias) complica sus planes para el cuatrienio 2019-2023.

La repercusión negativa de la recesión económica, el crecimiento de la inflación y otros traspiés, de índole nacional, explican por qué el Gobierno ya ve lejana la posibilidad de que Macri obtenga el 45% de los votos con los que soñaba tiempo atrás y se vea casi irremediablemente empujado a validar su mandato en un ballottage. Pero también las tensiones de cada distrito explican el cambio de contexto. A grandes rasgos, el escenario:

■ Córdoba: Cambiemos ganó en nueve de las diez ciudades más grandes en 2017 y puso en jaque al gobernador Juan Schiaretti y a Unión por Córdoba, con 20 años en el poder. Pero el "Gringo" supo recuperarse, capitalizar la muerte de su mentor, José Manuel De la Sota, y volver al primer lugar en las encuestas. Del otro lado, los diputados Mario Negri (UCR) y Héctor Baldassi (PRO), junto a Luis Juez, se enfrentan al intendente capitalino Ramón Mestre y aún no hay candidato puesto. Se vota el 13 de mayo.

■ Chaco: Aída Ayala, ex secretaria de Asuntos Municipales del Gobierno nacional, se impuso en 2017 con el 41%. Pero su futuro político está al borde del abismo: la Justicia Federal de Resistencia confirmó su procesamiento y pedido de detención por lavado de dinero, negociaciones incompatibles y enriquecimiento ilícito. Así, Jorge Capitanich tiene el camino allanado para volver.

■ Santa Cruz: Eduardo Costa, empresario y referente de la UCR, es el candidato de la Casa Rosada para destronar a la dinastía Kirchner. Si bien la provincia pasa dificultades económicas -terminó 2018 con déficit fiscal- el reciente fallo de la Corte que avala la ley de lemas puso un traspié en las aspiraciones de la Casa Rosada. Macri estará hoy por primera vez en la provincia desde que inició su mandato.

■ La Rioja: Julio Martínez, ex ministro de Defensa, se halla en campaña, pero no electoral. El radical acciona en la Justicia y recorre la provincia para frenar el plan del gobernador Sergio Casas de presentarse a la "re-reelección", en fecha anticipada al comicio nacional, lo cual complica el plan de la Rosada.

■ Santa Fe: tras ganar en 2017 con el casi ignoto Albor Cantard, Cambiemos se ilusionó con arrebatarle el distrito al socialismo. Pero el socialista Antonio Bonfatti y los candidatos del PJ, Omar Perotti y María Eugenia Bielsa, están mejor perfilados que el intendente capitalino José Corral, con dificultades para instalarse en Rosario y demás ciudades.

■ Entre Ríos: Atilio Benedetti (UCR) logró en 2017 el 52% de los votos y se le animó al gobernador peronista Gustavo Bordet, de buena relación con la Casa Rosada, y que ahora, reconciliado con su antecesor Sergio Urribarri, evalúa ir a internas, lo que complica las chances de Cambiemos.

■ Neuquén: Macri ungió al intendente capitalino, Horacio Quiroga, para enfrentar el titánico desafío de destronar al actual gobernador, Omar Gutiérrez, del Movimiento Popular Neuquino, que gobierna desde 1962.

La Pampa: Carlos Mac Allister, ex secretario de Deportes, y el radical Daniel Kroneberger pelean por la candidatura. Pero la premura con la que Carlos Verna fijó el calendario (la PASO es el 17 de febrero) deja al peronista Sergio Ziliotto como favorito.

Optimismo en otros siete distritos

En Salta, la esperanza está intacta con el intendente capitalino Gustavo Sáenz, dada la baja performance  de cualquiera de los laderos del actual gobernador y precandidato presidencial Juan Manuel Urtubey, que de momento no definió desdoblar el llamado a las urnas. 

En San Luis, el ex gobernador Claudio Poggi es una apuesta fuerte para enfrentar a los hermanos Alberto y Adolfo Rodriguez Saa.

En Misiones, el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, mantiene la fe de correr al peronismo provincial.

De igual modo, hay confianza con retener la Ciudad y provincia de Buenos Aires con Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal; Mendoza con algún hombre designado por el gobernador Alfredo Cornejo, y Jujuy, donde hoy manda Gerardo Morales.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés