U$D

MIÉRCOLES 19/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

El Gobierno lanzó plan de rescate para industrias más castigadas

El objetivo apunta areducir la carga tributaria laboral en las industrias textil, indumentaria, calzado y marroquinería. La medida beneficia a unas 8000 empresas

Macri encabezó la reunión con industriales textiles e indumentaria y del calzado

Macri encabezó la reunión con industriales textiles e indumentaria y del calzado

Cuando las empresas textiles, de indumentaria, calzado y marroquinería liquiden los salarios de noviembre y deban abonar también las contribuciones patronales a mediados del mes próximo, tendrán un alivio en sus cuentas. Es por la decisión del Gobierno de adelantar la aplicación del mínimo no imponible (MNI) de $ 12.000 para el pago de los aportes, un beneficio que estará vigente hasta diciembre de 2019.

Las industrias venían pidiendo esta medida hace más de un año, incluso antes sancionarse la reforma tributaria de diciembre de 2017. Según la ley 27.430 las empresas de estos sectores tenían previsto un MNI de $ 2400 este año, pero ahora subirá a $ 12.000 por empleado registrado. Además, a partir de enero de 2019 el mínimo no imponible pasará a unos $ 17.500, debido al ajuste por inflación fijado por la reforma tributaria.

Este fue el eje del anuncio realizado ayer por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, en un encuentro en Casa de Gobierno, que encabezó el presidente Mauricio Macri. De la reunión participaron los empresarios Miguel Acevedo (UIA); Claudio Drescher (CIAI); Luis Tendlarz (FITA); Sergio Panossian (CIC); y desde el sector sindical, Hugo Benítez (AOT) y José Minaberrigaray (SETIA).

También se anunció la Semana de la Moda, del 6 al 9 de diciembre, con descuentos en comercios hasta 35% y 3 cuotas sin interés, lo que tendrá un costo para el Estado de $ 150 millones. Se esperan ventas por unos $ 2500 millones.

"El sector textil, calzado y marroquinería es fundamental para la estructura productiva de la Argentina y queremos acompañarlo en esta coyuntura y a la vez impulsar su transformación", consideró Sica. El ministro admitió que se necesita "trabajar juntos para impulsar el consumo, sostener la estabilidad del empleo y avanzar en la formalización de los trabajadores y la cadena productiva". Fue una forma de poner en palabras edulcoradas la crítica situación que atraviesan estas industrias.

Según datos de la UIA, la cadena textil-indumentaria tuvo en septiembre un derrumbe de 25% interanual, mientras desde el sector marroquinero aseguran que en los últimos meses "se perdieron 3500 puestos de trabajo y cerraron 80 fábricas". La industria del calzado también está golpeada por la caída de la actividad y, según versiones, habría perdido cerca de 10.000 empleos.

"Las medidas son muy positivas porque estos sectores deben ser los más castigados, los afecta mucho la recesión", afirmó Acevedo, quien valoró que "por fin se están fijando en la industria". El adelantamiento del mínimo no imponible para contribuciones patronales entusiasmó a los industriales, al punto que Acevedo señaló que "puede replicarse en muchos otros sectores". Aunque no hay avances en este sentido, estarían en carpeta los sectores mano de obra intensivos, industrias como alimentos y bebidas o metalmecánica.

Consultado sobre ese punto, el secretario de Industria, Fernando Grasso, explicó que "hay una política general para la producción, que es bajar la carga tributaria asociada al trabajo y ese lineamiento está plasmado en la reforma tributaria", pero agregó que "el anticipo del mínimo no imponible (MNI) está muy enfocado en la industria textil e indumentaria, calzado y marroquinería por el nivel de informalidad y la situación más crítica de estos sectores". "La idea es enfocarlo acá y no extenderlo a otros sectores", precisó Grasso a El Cronista.

Durante un encuentro posterior con Sica, los empresarios pyme plantearon el impacto de las tasas de interés y otros temas de la agenda. "Queremos que el bono (de fin de año) pueda tomarse a cuenta de impuestos nacionales, IVA o cargas sociales", señaló Ariel Aguilar, presidente de CIMA (marroquineros). Y planteó que se necesitan líneas blandas para el sector, "que no superen el 30%" e incentivos para exportar.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés