U$D

SÁBADO 25/05/2019

El Gobierno intentará evitar a la Corte: se cansó de los fallos en contra

En Casa Rosada lamentan que Rosenkrantz esté fallando en minoría, como presidente de la Corte. El oficialismo busca acelerar la designación de jueces en primera y segunda instancia.

El Gobierno intentará evitar a la Corte: se cansó de los fallos en contra

Tras varios reveses de la Corte Suprema, el Gobierno buscará evitar la consulta al máximo tribunal en lo sucesivo.

De ahí que el ministro de Justicia, Germán Garavano, se enfocó en nombrar pliegos de jueces de instancias inferiores: 234 ya fueron nombrados y otros 120 aguardan el aval del Senado.

El objetivo es que no haya demoras en los tribunales de primera y segunda instancia, en especial en causas comerciales, y así evitar los pleitos en la Corte Suprema.

En el Gobierno están azorados con la presidencia de Carlos Rosenkrantz, quien está firmando en minoría los últimos fallos, a diferencia del resto de los ministros: Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti, Elena Highton y Juan Carlos Maqueda.

Los fallos de la Corte

La Corte falló en contra de la Casa Rosada por la fórmula de actualización de los jubilados y la última semana con la consulta popular en La Rioja.

"El rol del presidente de la Corte es el de construir consensos. Rosenkrantz no lo está haciendo. Tendrá un perfil técnico implecable pero no puede ser que cada fallo salga el presidente de la Corte en minoría", lamentaban desde la Casa Rosada.

No salen a decirlo en público, pero en Casa Rosada coinciden en que la presidencia de Ricardo Lorenzetti daba más frutos.

En el Gobierno aceptan que la labor de la Corte tiene un componente político para que puedan emitir los fallos. "Maqueda tiene un origen político, ex senador peronista, y con esa formación hay fallos que no va a firmar", cuestionan. En el fondo, la Casa Rosada esperaba más cintura de Rosenkrantz para obtener el aval de los otros jueces en los fallos.

Cambio de estrategia

Ante este panorama, en Balcarce 50 empiezan a buscar una salida. Una de las consecuencias que planean es evitar ir a la Corte Suprema para que define disputas.

En esta estrategia todavía falta que se pongan de acuerdo con la UCR que insiste con esa salida. Así lo hizo la última semana cuando, ante la consulta popular que convocó el gobernador de La Rioja Sergio Casas, el radicalismo con Ricardo Gil Lavedra a la cabeza, fue ante la Corte Suprema que no frenó la iniciativa provincial. Igualmente, ahora Cambiemos, con la consulta popular ya efectuada, van a insistir ante el máximo tribunal. "Pero es probable que Casas pueda ir por la reelección y la justicia no lo frene", lamentaba uno de los principales referentes de Cambiemos.

Llenar espacios, pero sobre todo ganar agilidad

Ante este escenario, cobra más resonancia una política que viene empujando el ministro de Justicia, Germán Garavano, y el asesor presidencial José Torello, desde que Macri asumió. Se trata de nombrar jueces en los juzgados vacantes de primera y segunda instancia. "Ya nombramos 234 y tenemos mas de 120 pliegos en el Senado", comentan desde el Ministerio.

Más allá de llenar los espacios vacantes, el Gobierno busca tener jueces en funciones en la base del Poder Judicial para tener agilidad en los pleitos y no se traben hasta que decida la Corte Suprema. Menos aún, ahora que el máximo tribunal rebota todos los fallos que espera la Casa Rosada.

Hay una lógica propia de la gestión Macri. El oficialismo está enfocado en tener los juzgados comerciales activos más que buscar rellenar los espacios vacantes en los tribunales penales de Comodoro Py. Esto va en línea con el proyecto de la Casa Rosada de buscar competitividad del sector privado en el país, sin que haya trabas judiciales que demoren las iniciativas pro mercado.

Para seguir designando jueces, el Gobierno necesita el apoyo del peronismo en el Senado. Para el nombramiento de jueces, también hace falta consenso político.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping