Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Gobierno garantizó transparencia y apuró a los empresarios a invertir

Hubo un llamado oficial a "no dejar pasar la oportunidad" para concretar nuevas inversiones. Para los empresarios, hay un cambio de clima y optimismo

Euforia, optimismo, ganas de apostar por una Argentina que ven diferente y con una proyección internacional de la que ninguno quiere quedar afuera. Ese es el clima que se vivió entre los empresarios ayer durante la conferencia que ofreció la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (Amcham), en paralelo a la agenda que mantuvieron los presidentes Barack Obama y Mauricio Macri.
Aunque con un sabor amargo porque esperaban el cierre con los mandatarios –quienes acusaron no poder arribar por cuestiones de agenda–, el establishment se retiró de la Rural con la satisfacción de escuchar a varios funcionarios del Gobierno garantizar transparencia en el desarrollo de los negocios. Varios ministros del gabinete aprovecharon sus exposiciones para remarcar una clara diferenciación con la gestión anterior y apurar a los empresarios a invertir. "El tren pasa ahora. No dejen pasar la oportunidad", fue el común denominador de las palabras oficiales hacia el auditorio.
Quien puso primera con ese mensaje fue el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, quien además de relatar la estrategia para resolver el conflicto con los fondos buitre para poder volver a los mercados financieros internacionales, los apuró con las inversiones, al plantearles que si él fuera empresario, ya lo habría hecho, ya que las rentas son mucho mayores ahora que más adelante, cuando haya más previsibilidad.
Por su parte, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, fue muy contundente al afirmar que la gestión de Macri apuntará a eliminar la corrupción de la década pasada, en la que la mayor parte de los fondos para obras se destinaban a Santa Cruz y el polémico empresario Lázaro Baez resultaba adjudicatario del 80% de las obras de la provincia. "Llegó el momento de escribir el capítulo de la no corrupción en lo público", sostuvo. En ese sentido, criticó al empresariado por avalar tales prácticas y no plantarse en conjunto contra ese sistema. "Si no les gustaba lo que pasaba, lo hubieran dicho", dijo el ministro, quien rápidamente repasó su plan de transporte y enfatizó que volverá la transparencia en las adjudicaciones de obras. "Estamos jugados por nuestro país y elegimos a los mejores cuadros técnicos para que nos acompañen en la gestión. Acá no hay amigos ni primos, y todos los que se sumaron lo hicieron con pasión y un gran compromiso‘, reafirmó Dietrich.
El ministro de Energía, Juan José Aranguren, también dirigió su discurso en esta línea, tras repasar cuáles son las necesidades del sector hacia adelante. Aunque frente a un auditorio que siempre reclamó actualización de tarifas pero que hoy, luego de que el Gobierno haya anunciado una adecuación del 700%, se encuentra con un impacto fuerte en su estructura de costos, Aranguren afirmó que "el objetivo es volver a ser normales" y "reconocer la realidad, dejar de mentirnos".
En ese sentido, el ministro expresó que antes de fin de año serán nombrados por concurso los directivos del ENRE y el Enargas. "Tenemos oportunidades de inversión inmensas. No es bueno buscar atajos, decisiones arbitrarias. Debe haber mecanismos transparentes que permitan recuperar el interés por ganar una licitación. Generar las condiciones para que ustedes cumplan el rol de empresarios que deben tener, que es el de tomar riesgo", manifestó el ministro a los alrededor de 1.000 empresarios presentes. Y agregó: "Crean en la Argentina. La oportunidad es hoy".
Lo mismo les dijo el ministro de Producción, Francisco Cabrera, tras cerrar el evento junto a la secretaria de Comercio norteamericana, Penny Pritzker, con quien firmó un memorándum de entendimiento para cooperar en materia comercial. Según Cabrera, "la buena noticia es que creemos que va a ser más simple y transparente invertir". Pese a que no estaba previsto, también el embajador argentino en Estados Unidos, Martín Lousteau, participó de la jornada en la Rural.
La receptividad empresaria de todo el evento fue muy positiva. El cambio en el clima de negocios se percibió no sólo en las ponencias públicas de los empresarios –expusieron los CEOs de varias compañías, incluso a nivel global– sino también en las charlas informales que se escuchaban en los pasillos del salón de la Rural donde se realizó la conferencia. "Me impresionó el discurso de Dietrich y el clima nuevo que se vive", expresó el empresario Carlos Spadone. También José Papo, de Nike, se mostró optimista con el cambio en las reglas de juego y transmitió el interés de la firma en continuar invirtiendo en el país. "Vemos movimientos positivos, gente con real expertise. Le damos la bienvenida a la política pro mercado", aseguró el vicepresidente y director financiero de Dow internacional, Howard Ungerleider.
Hasta el momento, las inversiones anunciadas ayer al cierre de la exposición, por unos u$s 2300 millones para este año y el próximo, son proyectos ya previstos y muchos también ya anunciados. El camino recién comienza, pero el humor empresario cambió y nuevos proyectos volvieron a estar nuevamente en las mesas de discusión de los directorios.