Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno estudia crear cuatro subprocuradores y acotar el poder de Gils Carbó

Macri tiene en su poder un proyecto de ley que modifica el ministerio público licuando el poder del jefe de los fiscales, cambiando su forma de elección, permanencia y remoción

"No pensamos hacer nada en particular respecto a la Procuradora Alejandra Gils Carbó", aseguró el ministro de Justicia y Derechos Humanos Germán Garavano. "La relación es civilizada, institucional", agregó el funcionario.
Desde que asumió los partidos que forman la coalición Cambiemos y buena parte de la familia judicial le piden a Garavano que busque la manera para despedir a la jefa de los fiscales. El ministro tomó la posta y fue un poco más lejos y preparó un proyecto que modifica la Ley Orgánica del Ministerio Público que plantea un posible camino institucional para la salida de la actual procuradora y, si eso no es posible, acotar el poder de este o cualquier procurador general.
"Hay que hacer algunas modificaciones al Código y a las leyes, entre ellas a la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal para que sea más democrática y con menos concentración de poder", reconoció el ministro a El Disparador en FM Delta. "Que tenga controles y contrapeso por el poder que el nuevo sistema le da que es el de decidir si investiga o si no lo hace, a quien y cómo. No importa si en el cargo está Gils Carbó o el fiscal que le toque".
El proyecto de ley que el ministro reconoce que ya salió de su órbita -está en estudio en el despacho presidencial- y al que El Cronista tuvo llegada, plantea la modificación del acceso, duración y salida del cargo de Procurador de la Nación pero, principalmente, le pone límites al poder del jefe de los fiscales creando cuatro subprocuradores generales, que se suman a los dos fiscales generales y dos fiscales ya existentes.
El proyecto que Garavano le envió a Macri introduce las figuras de los Subprocuradores Generales en derecho penal, público, privado y delito organizado. Así, las causas de corrupción, por ejemplo, estarían en manos del subprocurador de delito organizado antes de llegar a, en este caso, Gils Carbó.
Entre los que trabajaron en la redacción de lo que puede llegar a ser la nueva ley repiten que tiene como fin fortalecer las funciones. Pero en los pasillos de Tribunales no lo entienden de la misma manera.
Los fiscales de Comodoro Py que están peleando por suceder a la actual procuradora creen que esto no sólo está planteado en la dirección de licuar a Gils Carbó sino que, principalmente, está pensando para acotar el poder de fuego del próximo que vaya a ocupar su cargo.
"Nosotros tomamos experiencias de casos que ya existen y hasta un proyecto de ley presentado por Miguel Ángel Pichetto, Urtubey, Abal Medina y trabajamos en este proyecto que, aunque su función principal es reordenar el ministerio público, también busca acotar el poder del procurador", explica una importante fuente del Ministerio de Justicia que reconoce que no sumaron nuevos amigos entre los fiscales con la redacción de la ley.
El proyecto de ley que se encuentra inscripto en el marco de un "Plan Piloto de rediseño de la organización judicial nacional y federal", y se integra dentro del Plan de Justicia 2020, dispone acortar a cuatro años el plazo en el cargo de procurador general que en la actualidad es hasta su jubilación.
Además, también crea un consejo de fiscales, entidad con quien también tendrán que interactuar tantos el fiscal general como los cuatro subprocuradores, por lo que también se diluye el poder de fuego de estos cuatro nuevos cargo.
Aunque no creen que será muy simple correr a Gils Carbó, la modificación de ley se guarda un párrafo en el que modifica el mecanismo y proponen que el Ejecutivo por un decreto o Diputados por "mayoría simple" sean los que soliciten la remoción y que esa solicitud se resuelva con los dos tercios del Senado.