Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno denuncia que la Justicia frena las causas contra Cristina

En una reunión de la mesa chica, Macri ordenó a Peña y Frigerio que reclamen celeridad a los jueces. Stobilzer había denunciado que el parate era una estrategia de la Rosada

El Gobierno denuncia que la Justicia frena las causas contra Cristina

Ya habían pasado tres días desde que Margarita Stolbizer lo denunció, pero recién ayer el tema se trató en la mesa chica del Gobierno: el supuesto parate judicial en las causas que complican al kirchnerismo en general y a Cristina Fernández de Kirchner en particular. En el cónclave de gestión, realizado ayer por la mañana en el despacho presidencial, Mauricio Macri encomendó a dos de sus funcionarios a oficializar la acusación de la líder del GEN. Y de esta manera lograr desactivar la otra: la diputada, hoy socia de Sergio Massa, había esbozado que el freno en Comodoro Py era funcional una estrategia de la Casa Rosada para evitar un 2017 con la ex Presidenta presa.


En el encuentro, que cortó el reciente exilio del radical Ernesto Sanz, fueron seleccionados como voceros el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Primereó el segundo en radio Mitre. "En un primer momento, lo hemos dicho, nos entusiasmamos con la velocidad con la que los jueces habían empezado a revisar los hechos de corrupción del gobierno anterior y, también lo dijimos, todos los funcionarios de este gobierno estamos a disposición de esta Justicia que debe ser independiente", prologó el funcionario antes de enviar el mensaje de un poder (el Ejecutivo) al otro.


"Así como nos entusiasmamos con la rapidez con la que se retomaron casos que habían estado archivados durante muchos años, hoy vemos con cierta preocupación que ese ritmo se hizo más lento, vemos que hay cierta parálisis en los casos que se fueron investigando", terminó acusando Frigerio.


Con el mismo libreto, Peña evaluó que "es un tema que nos llama a todos a la reflexión, que todo lo que había de hiperactividad judicial en muchas otras causas, parecería como que paró. Es un hecho objetivo. Es un tema que la Justicia tiene que explicar".


La embestida oficial contra los tribunales no dejó de ser, por ahora, apenas dialéctica: ambos, palabras más o menos, se encargaron de aclarar que el Gobierno no tiene "ningún tipo de injerencia en la Justicia". Con esa negativa, además, se encargaron de responderle a Stolbizer y sus sospechas de que la administración de Cambiemos dilataría los tiempos procesales porque prefiere polarizar en las próximas legislativas con Cristina Kirchner.


"Nos llegó el dato hoy de que, efectivamente, hay un freno judicial", contaron en un despacho en Barlcarce 50, horas después de la reunión, validando en parte a la diputada del GEN. Alguien, según la versión, se lo reveló al Presidente. Estaban en el despacho, además de Peña y Frigerio, los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui; el ministro de Economía, Alfonso Prat Gay y el presidente provisional del Senado Federico Pinedo. Y un regresado Ernesto Sanz, socio fundacional de Cambiemos. Si bien la endeble excusa oficial era que no podía viajar tanto por las reparaciones en el aeropuerto de su Mendoza natal (eso le dijo Peña al diario Perfil), en la UCR relacionaban su ausencia con el enojo de sus correligionarios porque el radicalismo era el último en enterarse de las medidas de gobierno.