Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno deberá emitir deuda por más de u$s 30.000 millones el año que viene

Los privados estiman que sólo unos u$s 1000 millones provendrán de bonos del blanqueo. Y coinciden en que la alta emisión de deuda permitirá un rebote del PBI

Después de las emisiones en pesos a tasa fija que realizó el Gobierno en el último mes y medio hasta diez años de plazo, le resta conseguir unos u$s 2000 a u$s 3000 millones para cerrar el esquema de financiamiento para este año. Así comenzará 2017 en el que deberá conseguir más de u$s 30.000 millones adicionales para cubrir el déficit fiscal y cancelar vencimientos.
Según calculó el Estudio Broda, el Gobierno deberá emitir deuda por unos u$s 31.200 millones el año que viene.
Entiende que en dólares, el Tesoro tendrá que colocar unos u$s 10.700 millones para poder cancelar vencimientos por u$s 14.900 millones, luego de los desembolsos de organismos multilaterales por u$s 1800 millones, de los u$s 1020 millones provenientes del blanqueo de capitales y u$s 1380 millones de excedentes de este año.
En tanto, deberá adicionar una emisión de unos u$s 20.500 millones de deuda en pesos, para poder financiar el déficit primario de $ 528.000 millones y vencimientos de deuda por $ 75.000 millones, una vez que haya podido utilizar los $ 150.000 millones con que lo asista el Banco Central y haya colocado $ 85.000 millones en el mercado local.
"Lo más probable es que en 2017 el Gobierno tenga que colocar un monto de deuda tan importante como el de 2016", dijo el último informe de Broda. "El problema es que el déficit financiado con deuda (en buena medida externa) presiona a la baja el tipo de cambio", explicó.
Broda estimó que el déficit primario alcanzará el 5,3% del PBI (por encima del 4,2% que presupuestó el Gobierno). Y aún no descarta que el rojo fiscal trepe al 6% del PBI en un año electoral, ya que "aún falta la discusión en el Congreso, donde gobernadores y legisladores están bregando por subir el gasto", según indicó en su último informe.
Para la consultora Econviews, el Gobierno deberá emitir unos u$s 35.000 millones el año que viene, de los cuales u$s 20.000 millones serán deuda nueva y unos u$s 15.000 millones serán emitidos para refinanciar vencimientos.
Y coincidió en que esas colocaciones sólo irán a títulos del blanqueo por unos u$s 1000 millones en bonos.
"El presupuesto está autorizando esa emisión de deuda", dijo Eric Ritondale, economista de la consultora, de un 7,7% del PBI. Estimó que con esta nueva colocación, la deuda del Estado con privados y organismos multilaterales alcanzará el 21% del PBI sin contar los Cupones PBI y 24% si se consideran esos Cupones PBI.
"La estrategia de financiar el déficit fiscal con deuda es razonable, dado que se espera que el mundo siga teniendo apetito por los títulos de los mercados emergentes", agregó Ritondale.
Sin embargo, las necesidades de financiamiento de este año no están cerradas. Econviews estimó que faltan unos $ 20.000 a $ 30.000 millones o unos u$s 2000 millones.
Para Economía & Regiones (E&R), al Gobierno le resta refinanciar unos u$s 2900 millones en letras del Tesoro que vencen hasta fin de año. "Si se hace rollover, parte de la emisión en pesos ya empieza a financiar el año que viene", dijo Federico Cuba, economista de la consultora.
E&R estimó que la emisión de deuda para el año que viene ascenderá a u$s 32.000 millones, lo que llevará la deuda total del sector público sobre PBI al 53%.
Estimó que el las necesidades de financiamiento totales treparán al 15,3% del PBI, al considerar 6 puntos porcentuales de la nación y 0,5 puntos de las provincias de amortizaciones de deuda y un déficit fiscal de la nación y provincias del 8,8% del PBI el año que viene. Y que para satisfacerlas el Gobierno tendrá a favor una tasa promedio de colocación en baja (7%) y una mayor liquidez internacional.
Para la consultora, la consecuencia del déficit fiscal financiado con deuda será que "el dólar terminará siendo probablemente más bajo que los $18 del presupuesto promedio, y la inflación le ‘ganarᒠa la divisa norteamericana" y que "el rebote del nivel de actividad que habrá en 2017 no será crecimiento económico", concluyó en su último informe.