Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno confirmó que se cancelaron 6200 contratos en la gestión pública

Andrés Ibarra, ministro de Modernización, dijo que se busca construir un Estado eficiente y no descartó nuevas bajas. Anunció el fin de los convenios sin justificar con las Universidades

No habla de despidos sino de "ordenamiento inicial producto de la situación heredada".

Lo cierto es que el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, confirmó ayer que en la administración pública "ya se cancelaron o no se renovaron unos 6.196 contratos" pertenecientes al Poder Ejecutivo y aseguró que podría haber más bajas porque la revisión seguirá hasta marzo.

No fue todo. También anunció que en un inminente decreto se dará por finalizados los convenios con las Universidades "que no sean justificados" y que a partir del 1 de marzo no habrá más contrataciones sin previa autorización de su cartera. En pos de la transparencia, la SIGEN realizará además "una auditoría sobre las liquidaciones de haberes del personal ocurridas entre octubre y diciembre de 2015".

En una entrevista con El Cronista y otros medios gráficos, el funcionario explicó los alcances del Plan de Modernización que tiene a su cargo para "construir un Estado moderno, fuerte, solidario e innovador".

"El Estado no puede ser una caja boba al servicio de la política mal entendida. En los últimos años, se destruyó el capital humano y se estigmatizó la carrera del empleado público. Queremos jerarquizar la carrera pública y mejorar sus salarios. Lo haremos de la mano de la tecnología y los sistemas de información. Y queremos llevarlo a la provincias", afirmó.

–En ese Estado moderno que plantea, ¿podría haber más despidos? –preguntó El Cronista.


Nosotros no hablamos de despidos. Estamos haciendo un ordenamiento inicial producto de la situación heredada. Nosotros no contratamos a gente que no trabaja.Y esto le trae un prejuicio enorme a la comunidad en general y a los propios empleados.


Quedan dos meses de evaluación y puede haber más cesanteados. Pero también buscaremos hacer una decantación natural por jubilación, retiros voluntarios o movimientos internos como se hizo en la Ciudad –responde.

Para justificar esas bajas, Ibarra detalla que de los 6.196 despidos, había "personas que cobraban un sueldo y no asistían a su puesto de trabajo" o "cobraban un sueldo por ejercer tareas de militancia y no de servicio público", o simplemente, "había duplicación de tareas". Entre otros ejemplos de irregularidades, el ministro también cuenta que en el Centro Cultural Kirchner había 550 personas pero se liquidaban sueldos promedios de 20.000 pesos por 710 personas.

"También encontramos 130 casos de gente sin tarea asignada en la Secretaría de Comercio, y en el Instituto Malbrán había 200 casos que nunca ficharon y eran militantes de organizaciones sociales", afirmó.

Según explicó el funcionario, el Poder Ejecutivo cuenta con 342.000 empleados en planta permanente, a diciembre de 2015. Además, existen unos 65.000 contratos temporarios, de los cuales se están revisando 24.000 que vencieron el último día del 2015 y de los cuales se cancelaron esos 6.196.

Si a eso se suman los 37.000 empleados que se registran en los organismos descentralizados, como el PAMI, la Anses o la AFIP, el total del empleo público en la órbita del Poder Ejecutivo llega a los 450.000 empleados.

Con las universidades, y los poderes judicial y legislativo, la planta del Estado llega en total a los 700.000 empleados. "Pero desconocemos la cantidad de gente que trabaja a través de los convenios con Universidades", agregó Ibarra.

–¿Cuál sería la planta estatal óptima? –insistió El Cronista

–No tenemos un preconcepto sobre una dotación óptima. Depende de lo que veamos y necesitamos reacomodar. 

–Más allá de que sean ñoquis, son personas que quedan en la calle. ¿Hay algún plan de contingencia para esos despedidos?

–Muchos son militantes políticos y es probable que tengan otros trabajos. Pero vamos a ir trabajando en mecanismos transparentes de incorporación. Y en la medida en que se vaya estabilizando la economía se va a ir generando fuentes de trabajos adicionales.