Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Gobierno confirmó que en marzo bajará los aranceles a computadoras

El impuesto hoy es del 35%. Funcionarios de Producción recibieron a la industria electrónica, que le presentó una propuesta. Pidieron que bajen aranceles de piezas de 12% a cero

El Gobierno confirmó que en marzo bajará los aranceles a computadoras

A casi tres meses de la reunión en la que el ministro de Producción, Francisco Cabrera, les adelantó que reducirían el arancel de importación de computadoras y tablets, el Gobierno volvió a ratificarle ayer a la industria electrónica que la decisión está tomada y que se concretaría en marzo. Lo que todavía no está definido es si la reducción será de 35% a 0% de una vez o el primer paso será llevarlo a 16%.


El mensaje fue transmitido ayer por el subsecretario de Articulación Federal y Sectorial, Guillermo Acosta, a los representantes de la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina Comerciales y Afines (Camoca), de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (Cadieel), de la UOM, y algunos fabricantes, con quienes se reunió para avanzar en el plan de reconversión mediante el cual el Gobierno busca reducir el valor de las computadoras y tablets.


Hoy, un equipo medio que en la Argentina cuesta $ 17.000 aproximadamente, en Brasil sale $ 18.000 y en Chile, $ 10.000, valor similar al que pueden encontrarse notebooks en Estados Unidos. El objetivo oficial es "achicar la brecha digital y posibilitar el acceso a la tecnología a los sectores de menores recursos", dijo una fuente de la cartera productiva.


Mientras la compra anual de celulares alcanza los 12 millones, la de computadoras apenas llega al 1,5 millón, por lo que "hay un amplio margen para crecer hasta dos o tres veces ese número", agregó la fuente de Producción. De todas maneras, en el Gobierno recalcaron que cuidarán el empleo y el proceso de reconversión se hará de forma gradual.


Frente a ese escenario, la industria le llevó ayer a Acosta una propuesta que abarca la reducción a 0% de los aranceles que pagan por las piezas que no se fabrican en la Argentina –asciende al 12%–; la posibilidad de que el Gobierno ofrezca financiamiento para que los usuarios puedan acceder a la compra de computadoras con mejores condiciones; y el diseño de algunas estrategias productivas que proponen cambios en formas de trabajo para poder fabricar otros productos, además de notebooks y tablets. Si se redujera a 0% el arancel de las partes que no se fabrican en el país, podría bajar 8% el precio final de los productos.

Apuro de la UOM

Acosta y el equipo de técnicos que participó del encuentro tomaron nota y les pidieron mayores precisiones de alguno de los puntos, por lo que, una vez resueltos, la pelota quedará del lado oficial y la industria se mantendrá a la espera de una respuesta. El representante de la UOM fue determinante: apuró a Acosta y le dijo que en 10 días querían contar con una definición.


La posibilidad de que se reduzca a 0% el arancel genera pánico en las empresas y los trabajadores porque, según los empresarios, implicaría la desaparición de toda la industria electrónica. La actividad emplea a unas 5000 personas de manera directa y llegan hasta 12.000 de forma indirecta.


"La propuesta de los fabricantes apunta a bajar los costos en determinados segmentos de computadoras como para hacerlas mucho más competitivas que las brasileñas", señaló el presidente de Cadieel, Jorge Cavanna, quien agregó que con Chile no se pueden comparar los precios porque no tiene industria electrónica, importan todo, y cuentan con otra estructura de costos.


"Queremos que entiendan que estamos decidiendo tener una industria electrónica, que haya profesionales y la UOM tiene una escuela para ayudar a los operarios en el manejo de la electrónica", enfatizó, preocupado, el empresario. Según agregó, "si bajan el arancel de las computadoras y tablets a 16%, podríamos llegar a competir, pero si lo bajan a 0%, desaparece toda la industria electrónica del país".


Por su parte, el gerente de Camoca, Carlos Scimone, consignó que "la reunión con el Gobierno no fue buena porque no hubo ninguna respuesta concreta". "La clase media y la media baja se tienen que informatizar, pero que no bajen los aranceles, sino que usen esos fondos para fomentar la venta al público de los productos", propuso el directivo, quien coincidió con Cavanna respecto de que "es una industria ya lanzada, que hizo inversiones y preparó obreros en base a unas determinadas reglas de juego que puso el Gobierno anterior. Si destruís esa industria, se van cayendo muchas pymes que dependen de la actividad".