Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno confirmó que el gas aumentará hasta 40% en abril

Contempla subas en toda la cadena: la producción, el transporte y la distribución. El precio del gas mayorista será un 10% mayor en dólares en promedio

El Gobierno confirmó que el gas aumentará hasta 40% en abril

El Gobierno apostó con todo al gradualismo para intentar ganar las elecciones legislativas en octubre, aún a riesgo de que las empresas demoren las inversiones. El sector energético no es una excepción, ya que el ministro Juan José Aranguren aseguró ayer que el gas aumentará entre 30% y 40% promedio desde el próximo 1º de abril.


En declaraciones a Radio Mitre, el funcionario comentó: "A fin de este mes se van a anunciar los nuevos cuadros tarifarios que van a regir al partir del 1º de abril y las subas, en promedio, van a estar en el orden del 30% o 40%".

Ya durante la semana Aranguren había anunciado que dividirá los incrementos en transporte y distribución en tres tramos, a aplicarse desde el próximo mes, en noviembre y en abril de 2018. Y el viernes pasado ratificó en una nueva audiencia pública que aumentará un 10% en promedio el precio del gas mayorista.

"Pretender que la energía es barata y que la vamos a pagar al 20% de lo que cuesta producirla no es gratuito para los argentinos", dijo el ex Shell. "Eso se paga con inflación", consideró el viernes cuando habló del mismo tema en el Teatro de la Ribera.

De esa manera justificó la progresiva quita de subsidios que implementará el Estado. Desde octubre del año pasado, las arcas estatales sostienen el 50% del precio de las boletas de los usuarios residenciales. A partir del mes que viene, el Estado nacional se hará cargo solamente del 44%.

Pese a la voluntad manifiesta del Gobierno de dar señales positivas a las empresas en materia de tarifas, la situación económica y social obligó a recalcular. Los comentarios de Aranguren fueron en la misma semana de marchas sindicales, de docentes y de mujeres, con datos elevados de inflación en febrero (2,5%) y de pobreza. Se entiende que no es momento de recalentar los humores e impulsar más inflación, que sepultaría definitivamente la meta del 17% como máximo.

Por todo esto, mientras representantes de algunas compañías dijeron que prefieren "esperar" hasta que se informen oficialmente los nuevos precios, otros ya expresaron su malestar. Es el caso de Hugo Vivot, especialista en energía y director de Transportadora de Gas del Norte (TGN), que afirmó: "Si bien el transporte de gas tiene una incidencia mínima en la factura final al usuario residencial (menos de un 5%), si se postergan las subas se podrían demorar nuestras inversiones". TGN pidió en la audiencia pública de diciembre un aumento del 197%, según Vivot.

De todas formas, y aunque también se establecieron topes para que las facturas mayores a $ 250 finales no tengan incrementos superiores a 300% respecto al mismo período de 2016, Aranguren cosechó el viernes críticas de distintos defensores del pueblo y representantes de asociaciones de consumidores. Alejandro Amor, Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, pidió: "Los aumentos tienen que ir a la par de las paritarias.

Queremos la eliminación del cargo fijo y dividir también en tres esta suba (del precio del gas en boca de pozo)". Su par en la provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino, criticó: "Queremos que esto sea un ámbito real y no solamente formal de discusión, si ya está decidido todo".

Una muestra más del gradualismo tarifario que eligió el Gobierno para este año se encuentra en que Aranguren definió subir los umbrales de consumo para la categoría residencial más baja (R1) en la provincia de Mendoza, Bahía Blanca y otras 25 localidades. El tope pasará de 600 metros cúbicos (m3) mensuales a 900 m3/mes, con lo que se evitarán quejas de algunas de las ciudades más frías del país por el ajuste en las facturas.
"Decir la verdad" fue otro de los ejes de Aranguren ayer en su participación radial: para él, sincerar la economía "tiene su costo".