Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

El Gobierno comenzó a desarmar las licencias no automáticas de importación

Fabricantes nacionales reconocen que la medida tiene impacto neutro en la producción local. Se harán reglamentos técnicos por industria y control antidumping

Para la industria local la eliminación de LNA no afecta a la producción nacional

Para la industria local la eliminación de LNA no afecta a la producción nacional

Con el fin de eliminar restricciones y dar mayor previsibilidad a los agentes económicos, el Gobierno comenzó a reducir el universo de posiciones arancelarias alcanzadas por licencias no automáticas (LNA), que tienen 60 días como máximo para analizar las condiciones con que ingresan ciertos productos importados. En paralelo, el Ejecutivo se encamina a fortalecer instrumentos como los reglamentos técnicos por rama industrial y las investigaciones antidumping, además de jugar con la estructura arancelaria para que actúen como protección efectiva de la industria local ante el ingreso de productos del exterior.

A través de la resolución 5-E/2018 de la Secretaría de Comercio, publicada ayer en el Boletín Oficial, el Gobierno dio un paso importante para reducir la cantidad de LNA en vigencia. En total quedaron derogadas 314 posciones arancelarias, con lo que ahora quedan activas unas 1300 posiciones. La resolución no modifica los aranceles vigentes para la importación.

Desde hoy podrán entrar al país sin trámites adicionales algunos insumos difundidos como laminados de acero, aluminio semi elaborado, polipropileno, PVC e hilados de algodón, entre otros. Se trata de materiales utilizados en las industrias automotriz, maquinaria agrícola, máquinas y equipos en general, electrodomésticos, contrucción, y también envases, juguetes, piezas y partes, imprenta y fabricación de telas, informó el Ministerio de Producción.

"De hecho, eran posiciones que las monitoreamos desde hace un año y medio, las veníamos aprobando en 48 horas y no se rechazó ninguna", señaló una fuente del Ministerio de Producción. Aclaró también que por el momento no está previsto eliminar las LNA en otros productos.

Además de los insumos para l

a producción, ya no habrá LNA para el ingreso de patines para hielo, muebles de bambú, pesas para básculas o filtros electrostáticos "que por su especificidad y baja demanda no ameritan un trámite en profundidad", se remarcó desde la cartera que dirige Francisco Cabrera.

Jorge Sorabilla, titular de la Fundación Protejer, admitió que la medida "es indiferente, no agrede al sector", pero explicó que "no es oportuna por las señales que genera en un sector que sólo utiliza un 60% de su capacidad instalada y espera una recuperación, que aún no llegó a la industria textil". Y pronosticó: "Con esta política económica en algún momento van a ir desarmando todo el sistema de licencias no automáticas".

Carlos Vaccaro, director ejecutivo de la Cámara Argentina del Acero, sostuvo que "desde hace rato sabíamos que iban a dar de baja estas licencias", en tanto apoyó la utilización de reglamentos técnicos para la importación, que está impulsando el Ministerio de Producción, porque "nos pone en pie de igualdad con los importados".

La disposición también elimina LNA para cinco tipos de motos (50 cc en adelante) que entran al país totalmente ensambladas (CBU), y que representan sólo el 8% del mercado argentino. Pero gracias al acuerdo de competitividad el gobierno fijó en noviembre aranceles diferenciales con las unidades que se ensamblan en el país (CKD). "Mientras las motos completas pagan 35% de arancel, las CKD de más de 250 cc de cilindrada pagan 20% y las de menos de esa potencia, el 10%", asegura Lino Stefanuto, presidente de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos.