Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno avanza con Estados Unidos, Europa y Japón para captar inversiones

El objetivo del Gobierno es tener una estrategia comercial agresiva para poder ganar mercados y que lleguen nuevos desembolsos. El Mercosur y la UE se reúnen en Montevideo

El Gobierno avanza con Estados Unidos, Europa y Japón para captar inversiones

El Gobierno está convencido de que para alcanzar la meta de pobreza cero, debe crearse empleo y que para ello es clave captar inversiones. Con esta idea, la apuesta oficial es avanzar en acuerdos comerciales con diversos países y regiones. La prioridad es el vínculo con los Estados Unidos, Japón y la Unión Europea, aunque también harán foco en la región, donde el eje será Colombia, México y Perú.


En línea con este objetivo, el presidente Mauricio Macri viajó a Bogotá para reunirse hoy con su par colombiano Juan Manuel Santos y anunciar una serie de acuerdos entre los que figura un convenio para impulsar el comercio automotriz entre ambos países, en momentos en que las terminales argentinas buscan diversificar mercados frente al desplome de Brasil.


Fuentes oficiales adelantaron que se está negociando con el gobierno colombiano para poder fijar un cupo para el intercambio de vehículos con arancel 0. La Argentina podría exportarle unos 20.000 autos –básicamente camionetas–, mientras que podría importar de Colombia la Duster, de Renault; un auto chico que fabrica General Motors similar al Chevrolet Aveo, y los camiones Hino, de Toyota.


Por otro lado, el Gobierno avanzará con México para ampliar el Acuerdo de Complementación Económica Nº 6 (ACE 6), que incluye a varios sectores económicos excepto el automotriz, que forma parte de otro acuerdo y que por el momento se mantendrá sin cambios (ACE 55).


Los acuerdos con los países de la región se harán de forma bilateral, por fuera del Mercosur, ya que así lo permite el acuerdo de la Asociación Interamericana de Integración (Aladi). De todos modos, y contra lo que pretende impulsar Brasil, el gobierno argentino considera que las negociaciones comerciales deben realizarse como bloque.
A nivel global, la prioridad para la administración de Mauricio Macri serán los Estados Unidos, país con el que el Gobierno ya avanzó en un acuerdo de promoción del comercio y las inversiones; Japón, con el que la intención es avanzar en un convenio de las mismas características; y la Unión Europea, bloque con el que el Mercosur ya intercambió las ofertas para avanzar en un acuerdo de libre comercio.


"De gira por Japón, me dijeron que no compraban vinos argentinos porque los chilenos entraban sin arancel. Nos estamos quedando afuera y esto es lo que queremos revertir. Y Brasil comparte nuestra visión", enfatizó un funcionario para justificar la estrategia oficial de salir al mundo a buscar acuerdos comerciales que "abran mercados y que fomenten inversiones". De todos modos, se encargó de recalcar que "hay que avanzar pero cuidando el empleo", ya afectado por la caída de la actividad.

Negociación con UE

Los negociadores del Mercosur se reunirán la semana próxima en Montevideo con sus pares europeos para comenzar a discutir en torno a las ofertas intercambiadas semanas atrás. Desde el Gobierno adelantaron que "existe buena voluntad política del Mercosur" para avanzar, aunque "las ofertas de ambos bloques son duras".
Pese al malestar de muchos sectores por no tener conocimiento de la oferta, la Secretaría de Comercio citará a diversas cámaras en los próximos días para intercambiar información sobre la propuesta y recibir sugerencias.
Según trascendió, la del Mercosur abarca el 87% de los bienes, de los cuales algunos de sectores muy sensibles quedarán excluidos. De los restantes, la mitad tiene desgravaciones arancelarias escalonadas hasta llegar a 0% en 10 o 15 años.