Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Gobierno aprovecha el efecto Trump y mueve piezas en la Cancillería

En el Palacio San Martín creen que el jefe de Gabinete de Malcorra ocupará el lugar del vicecanciller, que iría a una embajada. La elección en EE.UU. clave en los movimientos

Foradori fue duramente criticado por Carrió al comparecer en el Congreso

Foradori fue duramente criticado por Carrió al comparecer en el Congreso

El vuelco del tablero geopolítico que provoca la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos le dio al Gobierno la excusa perfecta para comenzar a remover al primer funcionario de cierta jerarquía que no le resultaba funcional a sus objetivos. Precisamente es en la política exterior donde se especula desde hace días con la salida del vicecanciller Carlos Foradori, un diplomático bien valorado, de origen radical, cercano a la línea del ex canciller Guido Di Tella y próximo a Ernesto Sanz. En su contra juegan ciertos "errores operativos" que provocaron un desgaste en la relación con la canciller Susana Malcorra y el rechazo de Elisa Carrió, socia clave de la alianza que detenta el poder.

En el Palacio San Martín creen que el número dos de las relaciones diplomáticas abandonará su cargo "de una manera elegante", con un nombramiento en alguna embajada. Atribuyen su salida a algunas tensiones con Malcorra y el vuelo propio que tomó su gestión, que quedó en el eje de la tormenta al avanzar, sin el suficiente consenso, en un compromiso con Gran Bretaña para "remover los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos". Esa declaración, que Malcorra aprobó confiando en su segundo, provocó la citación de la comisión de relaciones Exteriores del Congreso. Y la furia de Carrió. "Su error fue conceder ventajas al Reino Unido en un momento de debilidad por el Brexit, y encima no haber consultado al Congreso, que tiene la potestad en la materia", evaluó un entendido en el tema.

También se tejieron versiones periodísticas en torno a su salida. Se mencionó su falta de carácter para contener los planteos del embajador Martín Lousteau al frente de la embajada en Washington, al parecer deseoso de regresar para atender sus aspiraciones políticas en el territorio porteño. Otros mencionan la queja formal que envió a Chile por el depósito ilegal de residuos de una empresa minera trasandina en territorio sanjuanino, sin previa consulta a la canciller. El secretario del mismo Foradori contestó a El Cronista que no comentaría las notas periodísticas y evitó contestar el teléfono.

En el entorno de Malcorra no negaron los rumores, pero tampoco los confirmaron. Advertidos del ruido que generaba la posible remoción de su vice, se apuraron a informar las recientes acciones de Foradori, que el lunes participó de una reunión en Kiev, Ucrania, y estará hoy en Brasilia participando de una reunión que discutirá la seguridad fronteriza en el cono sur.

El cambio de signo político en los Estados Unidos no es menor. Según diplomáticos consultados por este diario, la victoria de Trump le da la oportunidad al Gobierno de sortear la incómoda posición en la que quedó luego de que el Presidente, la canciller y el embajador en dicho país se manifestaran a favor de la demócrata Hillary Clinton. "El contexto es ideal para hacer cambios y aceitar la relación", opinó un asesor de un ex canciller. "Cuando las cosas no andan bien, empieza la caza de brujas, y no siempre paga los platos rotos el verdadero responsable", analizó otro diplomático de trayectoria.

El nombre que más suena en reemplazo del vicecanciller es el del tucumano Pedro Villagra, actual jefe de gabinete de Malcorra. Quienes lo conocen dicen que es incapaz de "moverle el piso" a nadie, y sostienen que podrá contener con mayor espalda los reclamos y operaciones de quienes propiciaron el desplazamiento de Foradori.