Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno admite que quizás deba continuar auxiliando a la AFA

Si bien aseguran que el Fútbol para Todos es una etapa cerrada, reconocen que deberán "tender puentes" en pos de una solución. Las dudas sobre qué hacer en un año electoral

El Gobierno admite que quizás deba continuar auxiliando a la AFA

Cuando a mediados de septiembre el Ejecutivo presentó en el Congreso su proyecto de presupuesto, una de las novedades más salientes fue la ausencia de un programa que durante el kirchnerismo tuvo un significado más ideológico que económico. El ítem 46, que englobó los gastos de Fútbol para Todos desde 2009 a 2016, no fue incluido en 2017, a raíz de la decisión del macrismo de cortar el flujo de dinero hacia la AFA y dejar abierto el negocio a privados interesados en los derechos de la TV del fútbol local. Pero los ofrecimientos que supuestamente iban a llegar nunca se concretaron. Por eso, a tres semanas del comienzo del campeonato, la incertidumbre es total y en el Gobierno ven probable tener que interceder y seguir auxiliando a la AFA, a menos que llegue una oferta mágica y salvadora de un privado que cubra las expectativas de los clubes, que pretenden cobrar $ 2500 millones por los derechos de la TV.

"El grifo se cerró. Desde Presidencia no va a salir un peso más de lo pautado para bancar el Fútbol para Todos", insisten fuentes de Casa Rosada que descartan de cuajo la posibilidad de incluir el programa de manera repentina en el presupuesto ya aprobado, algo que meses atrás, decían en voz baja, podía suceder.

Pero también reconocen que "es una situación más complicada de lo que pensamos en su momento" y que, en pos de una solución, "el Gobierno va a tener que tender puentes para encaminar una eventual negociación".

Si no llega una oferta en el corto plazo, en la Rosada saben que tender esos puentes puede significar tener que pagar dinero, sobre todo el que la AFA reclama como indemnización por lo que, entiende, fue una ruptura unilateral de un contrato al que le quedaban dos años y medio más de vigencia.

A fin de año, Presidencia ofreció $ 180 millones, pero no hubo acuerdo y el período vacacional enfrió las negociaciones.

El secretario Fernando De Andreis regresó al trabajo recién esta semana, mientras que el otro nexo clave con AFA, Fernando Marín, dejó su cargo como director del Fútbol para Todos el 31 de diciembre y viajó a Punta del Este.

Durante 2016, el macrismo garantizó la continuidad del Fútbol para Todos, al que destinó un presupuesto de $ 2308 millones, de los cuales, a la fecha, se giraron $ 1830 millones, el 79,3%.

Hubo cambios respecto al uso del programa de parte del kirchnerismo, que lo había convertido en una plataforma política y había cerrado el ingreso de pauta privada. El nuevo Ejecutivo abrió el juego a los cinco canales de la TV de aire, intentó comercializar el espacio y parte de la estática, pero lo recaudado fue poco en comparación con el gasto anual: $ 400 millones.

Creado en 2009 por decisión de la entonces presidenta Cristina Fernández, el gasto en Fútbol para Todos fue de $ 9500 millones en siete años. En plan general de achicar costos, en el Gobierno rechazan toda posibilidad de seguir con el programa que, entienden, la opinión pública emparenta con el kirchnerismo, considerándolo como una de las aristas más cuestionables de la gestión anterior. Pero también son conscientes de que es un año de campaña. Y que en el humor de muchos argentinos, el fútbol es un bálsamo a los problemas que supone la economía cotidiana.