Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno acordó un protocolo para desalojar a los piquetes

El Gobierno acordó un protocolo para desalojar a los piquetes

En la misma jornada de piquetes para reclamar la libertada de Milagro Sala, que generó un caos de transito en los accesos a la Ciudad, el Gobierno consiguió aprobar ayer un protocolo para regular la actuación de la protesta pública. En la sesión del Consejo de Seguridad Interior (CSI) que reunió en Bariloche a las autoridades nacionales con los ministros del área de cada provincia, se consiguió el apoyo del 80% de las provincias para avanzar en la normativa.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, destacó que la cartera que encabeza "no va a permitir que la calle sea un caos". "Queremos cambiar la cultura del corte. No vamos a tolerar la extorsión. Si quieren que los escuchemos, los vamos a escuchar", señaló la funcionaria.

La reunión se desarrolló en el hotel Cacique Inacayal, donde la ministra se mostró acompañada por el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman, y el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco. "El gobierno del Presidente Mauricio Macri no quiere que, durante los próximos cuatro años, las calles sigan siendo un lugar diario y permanente de problemas", agregó.

La normativa establece un conjunto de puntos para guiar el accionar de las fuerzas federales y distritales aunque aclara que cada provincia y la ciudad de Buenos Aires deberá "adecuar el protocolo a sus características, sus códigos contravencionales, sus códigos de procedimiento y establecerán el momento para dar intervención a la Justicia en virtud de las facultades no delegadas de las provincias garantizadas por la Constitución Nacional".

El texto también distingue entre manifestaciones espontáneas y programadas. En el segundo caso, se ordena que los ministerios de Seguridad deberán tomar contacto con los líderes de la protesta para que se siga la pautas del protocolo.

Cuando se enteren de una manifestación pública, las fuerzas policiales se comunicarán de manera inmediata con el Ministerio de Seguridad correspondiente. Ahí, "se establecerá un espacio de negociación para que cese el corte y se dará aviso a la Justicia".

Más allá del resultado de la negociación, "el Jefe del Operativo de Seguridad impartirá la orden a través de altoparlantes, megáfonos o a viva voz, que los manifestantes deben desistir de cortar las vías de circulación de tránsito, deberán retirarse y ubicarse en zona determinada para ejercer sus derechos constitucionales, garantizando siempre la libre circulación".

Deberá advertir, además, que "ante el incumplimiento de dicha instrucción, se encontrarán incursos en el artículo 194 del Código Penal, y en su caso, en las contravenciones previstas en cada jurisdicción". "Si los manifestantes no cumplieren con la orden recibida, se les solicitará que depongan el corte bajo apercibimiento de proceder conforme lo establecido para los casos de los delitos cometidos en flagrancia, según lo dispuesto en los Códigos de procedimiento Penal de cada jurisdicción, poniendo en conocimiento del Magistrado competente, y se procederá a intervenir y disolver la manifestación", según precisa el texto.