ARGENTINA SEGUIR CON INJERENCIA EN LA AGENDA GLOBAL

El G20 que se viene: solo seis meses para resolver las tensiones pendientes

Japón, al mando del foro, mantendrá parte de la agenda argentina y dará un nuevo enfoque a los desafíos globales. La próximo cumbre será en Osaka en junio de 2019

El moderado consenso alcanzado en la Cumbre de Líderes de Buenos Aires, plasmado en un escueto documento de cinco páginas, pone sobre las espaldas de la flamante conducción japonesa la responsabilidad de encontrar mecanismos para resolver una amplia gama de desafíos que apenas fueron esbozados.

Concluida la cumbre y adoptado el comunicado final, el presidente Mauricio Macri transfirió la presidencia del G20 al primer ministro de Japón, Shinzo Abe. El traspaso no implica la desvinculación total de la Argentina, que seguirá colaborando con la coordinación del foro de concertación para la gobernanza macroeconómica y financiera a través de latroika, que también integra Arabia Saudita, hasta la próxima Cumbre de Líderes, en poco más de seis meses: será el 28 y 29 de junio próximos, en Osaka.

Atendiendo el breve lapso entre un encuentro y otro, debido a que los nipones tendrán elecciones en 2019, Abe dijo que durante su presidencia continuará trabajando una de las prioridades adoptadas por la Argentina, denominada "infraestructura para el desarrollo", con la idea de "fortalecer la conectividad a través de obras de calidad que el Japón está promocionando".

Además de este tema, el premier japonés se comprometió a desarrollar una agenda basada en "crear una sociedad centrada en el hombre", específicamente a partir de encarar el crecimiento económico y las cuestiones sociales simultáneamente con el uso de tecnologías innovadoras, y la inclusión de "las mujeres, las personas mayores y discapacitados para aprovechar sus potenciales".

En el campo de la energía y el medioambiente, Abe reclamó "ideas creativas para generar un ciclo virtuoso" con la incorporación de capital privado, y avisó que llamará a discutir "la contribución del g20 en problemas globales como el cambio climático y los residuos echados al mar".

En seis meses, el G20 deberá revisar los avances logrados en el proceso de reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), según se acordó en Buenos Aires para descomprimir la "guerra comercial" que, también en la capital argentina, China y Estados Unidos convinieron en desarticular. Ningún compromiso concreto emergió de la cumbre, por lo que es de esperar que las conversaciones desemboquen en alguna conclusión para la reunión de ministros de finanzas, presidentes de bancos centrales y responsables de comercio, el 8 y 9 de junio.

Asimismo, el G20 se comprometió a proponer "una nueva fórmula de cuotas" para el sostenimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI). A propuesta del Gobierno, se considerará aumentar los aportes para seguir prestando a países con necesidad -a la vez que preocupa los altos niveles de endeudamiento habidos en varias economías, entre ellas la argentina.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Noticias del día