El FMI también se metió de lleno en el BCRA

La delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) que esta semana estará analizando la coyuntura de la economía argentina y la agenda del Gobierno. mantuvo una reunión de trabajo con las autoridades del Banco Central (BCRA), con el ojo puesto en cuestiones claves para la economía argentina: las reservas del Central, el tipo de cambio y la política monetaria.

Del encuentro participaron de forma presencial, del lado del Fondo, la directora adjunta del Departamento para el Hemisferio Occidental, Julie Kozack; el jefe de la Misión para Argentina, Luis Cubeddu; el representante del el país,Trevor Alleyne, que conversaron con el presidente del Banco Central, Miguel Pesce. También se sumaron a distancia funcionarios del organismo con sede en Washington DC.

Las conversaciones giraron en torno al tipo de cambio, a la política monetaria, al nivel y evolución reservas internacionales con las que cuenta la autoridad monetaria, al igual que los pormenores e implicancias de las últimas medidas adoptadas sobre el endurecimiento del cepo cambiario, que afectaron tanto a ahorristas como a empresas con deuda financiera por cancelar.

Ayer, la delegación se reunió con Pesce, el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el representante del Fondo ante el Cono Sur, Sergio Chodos, y repasaron temas de coyuntura, además de realizar un pantallazo general de la economía argentina.

En principio, la misión del Fondo vino en 'modo escucha', para empaparse de las circunstancias actuales de la economía argentina y las prioridades del Gobierno, como etapa previa al inicio formal de las negociaciones por un nuevo programa para el refinanciamiento de la deuda contraída entre 2018 y 2019, que actualmente equivale a casi u$s 45.000 millones solo en capital.

La intención del Gobierno es postergar el pago de principal hasta después de 2023, dado que la mayor parte de estos vencimientos comienzan a operar en 2022, en tanto que el pago de intereses del año que viene, por u$s 3735 millones se seguirán abonando, con financiamiento a partir de desembolsos de otros organismos multilaterales, según el proyecto de ley del Presupuesto 2021.

Los planes del Gobierno son llegar a un acuerdo en el primer trimestre, antes de abril, con lo que despejaría hasta 2024 las obligaciones más abultadas del frente externo, luego de haber acordado con los bonistas privados.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios