Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El FMI cambió su proyección y dice que la economía argentina caerá 1,5% en 2016

Por el "impacto adverso en la actividad a corto plazo ha sido mayor de lo previsto", redujo estimación para economía argentina. Para 2017 prevé suba del PBI de 2,8%

El FMI cambió su proyección y dice que la economía argentina caerá 1,5% en 2016

En sintonía con las estimaciones privadas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el PBI argentino caerá este año un 1,5%, según difundió ayer.

El pronóstico es más pesimista que el que el organismo internacional dio a conocer en abril. En ese momento, creyó que la economía iba a contraerse un 1% en 2016. Ahora restó 0,5 puntos porcentuales a su estimación inicial.

La actualización fue elaborada para la Argentina y la región por el director del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo, Alejandro Werner, que ayer dio una conferencia de prensa y difundió en un blog del FMI.

"El impacto adverso en la actividad a corto plazo ha sido mayor de lo previsto", se sinceró Werner, y por lo tanto justificó la estimación más pesimista del organismo para con la Argentina. Sin embargo, resaltó que "la transición a un marco de política macroeconómica más coherente y creíble sigue avanzando, y debería afianzar las perspectivas de crecimiento a mediano plazo"

La actualización difundida ayer no pronostica cómo evolucionarán los precios en la Argentina (tampoco lo habían hecho en el informe sobre Panorama Económico Mundial (WEO, según sus siglas en inglés) de abril por considerar que no eran confiables las estadísticas argentinas.

Sin embargo, ahora reconocó que "el ajuste de los precios relativos en el primer semestre de 2016 –tras la depreciación del tipo de cambio y el alza de las tarifas de los servicios públicos– ha acelerado la inflación y perjudicado el consumo privado". Señala así a la inflación como una de las causas de la pobre evolución de la economía argentina para este año.

"Ahora la actividad económica probablemente empezará a recuperarse hacia finales de 2016, a medida que la inflación se modere gradualmente, que se estimule el gasto y que se reduzcan las tasas de interés. Se prevé que la orientación más acomodaticia de las políticas monetaria y fiscal promueva el crecimiento en 2017, pero que complique el cumplimiento de las metas fiscales y de inflación anunciadas este año", agregó. Para el año próximo, el Fondo prevé que la economía argentina se recupere y se expanda 2,8%.

Las perspectivas para Argentina y la región se difundieron a pocas semanas de que se conozca la decisión del FMI sobre las estadísticas que elabora el Indec, y si levanta la moción de censura que había emitido en febrero de 2013. Desde el organismo que dirige Jorge Todesca confían en que habrá una resolución favorable, tras el trabajo e intercambio que hicieron junto a técnicos del Fondo a fines de junio, en la reunión del board que se hará en agosto y, de manera definitiva, en noviembre.

Además, una segunda misión del FMI vendrá en septiembre para evaluar la evolución de la economía argentina, en el marco del artículo IV del convenio constitutivo del organismo, según había confirmado el vocero Gerry Rice.

Dentro del documento difundido ayer sobre Perspectivas para América Latina y el Caribe, el FMI también hizo referencia a Brasil, principal socio comercial de la Argentina. Sostuvo que "el PBI siguió contrayéndose en el primer trimestre, pero menos de lo previsto, lo que hace pensar que la contracción ampliamente esperada para 2016 será menos drástica de lo que se había concebido".

El Fondo Monetario proyectó una caída del 3,3% de la economía brasileña para este año, la segunda de peor perfomance de la región, tras Venezuela. En este marco, Werner alertó que las perspectivas de la economía a nivel latinoamericano "son todavía inciertas". Ante ese panorama, el organismo prevé que la actividad en la región se contraiga 0,4% en 2016 y registre "una reactivación moderada del crecimiento en 2017 a 1,6%".