Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El Ejecutivo armó un presupuesto propio con el detalle de los gastos para el año

El vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, definió topes de pago por lo que cada cartera tuvo que hacer una estimación "paralela" con precisiones de obras, licitaciones y plazos

El Ejecutivo armó un presupuesto propio con el detalle de los gastos para el año

El próximo miércoles podría haber dictamen de la Ley de Presupuesto 2017 que tanto trabajo parece haberle llevado al Gobierno.

Pero más allá de la discusiones sobre el reparto de los fondos y los recortes que se observan en algunos sectores –ciencia y tecnología– y programas, se sumó otra complejidad a la hora de hacer cada uno, de los despachos oficiales, su presupuesto.

No solo porque la escasez de recursos que señalan complica la situación, sino que esta vez tuvieron que preparar dos informe que fueron y vinieron entre el Ministerio de Hacienda y la Jefatura de Gabinete.

Según confiaron tres diferentes fuentes, de tres carteras distintas, a El Cronista, los ministros y secretarios tuvieron que realizar el informe que detallaba el pedido de recursos y la generalidad de los gastos y, otro diferente, en donde se detallaba para qué y cómo iban a utilizarse los fondos solicitados que tenía como destino un escritorio en la Casa Rosada: Gustavo Lopetegui.

Lopetegui es, junto a Mario Quintana, el número dos de la Jefatura de Gabinete que comanda Marcos Peña, pero en su tarjeta personal figura como secretario de Coordinación de Políticas Públicas que, en un idioma más llano, es el coordinador del Gabinete Económico que conforman los ministros de Hacienda, Transporte, Agroindustria y Energía. Es decir, Alfonso Prat-Gay, Guillermo Dietrich, Ricardo Buryaile y Juan José Aranguren, y los presidentes de los bancos Central y Nación, Federico Sturzenegger y Carlos Melconian respectivamente.

"Fue un caos, armabas el presupuesto y lo llevabas a Hacienda y después de muchas idas y vueltas obtenías la aprobación del equipo de Prat-Gay pero, en simultáneo, tenías que armar uno paralelo para Lopetegui explicando los gastos, las compras, etc." afirmó un joven funcionario de Cambiemos que está haciendo sus primeros pasos en la administración pública.

"Los presupuestos iban vía Ministerio de Hacienda pero después el que definía los topes de gastos era Jefatura, más precisamente en el despacho de Lopetegui", dijo en estricto off the record una segunda fuente con algo más de experiencia en el ejercicio de la función pública.

"Parece una doble contabilidad pero en realidad en Jefatura te pedían más detalles de cómo ibas a encarar el año, las obras que pensás realizar, las licitaciones, los plazos para hacerlo, todo con una mayor cantidad de detalle. A partir de esto, te empezaba a poner los topes de los gastos que después se traducían en el documento que se iba girando a Hacienda y que terminó conformando el proyecto de Ley de Presupuesto", agregó.

Pero este accionar que no es muy común en la administración nacional –el ministro de Economía es quien generalmente concentraba esta actividad– generó voces a favor y en contra respecto del rol de "repartidor" que tomó Lopetegui.

Por un lado, el coordinador del equipo económico de Macri, y ex Ceo de Lan en la Argentina, logró hacerse del control total de los planes ministeriales para que no haya superposición en las tareas a realizar, las licitaciones y las compras programadas, lo que de alguna manera tiene como objetivo eficientizar las operaciones del conjunto de las dependencias del Estado. Pero, por otro, esto generó rispideces con algunos de sus pares ya que ese poder se tradujo en recortes y reformulaciones de políticas en algunos sectores de cara a 2017 que se hicieron desde un despacho en Balcarce 50 "lejos de la gente" y, además, esos ministros que perdieron presupuesto o tienen topes en los gastos son los que "tuvieron que explicar en los medios y en las reuniones de comisiones del Congreso el destino que se le iba a dar a esos fondos".