Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Banco Mundial mejoró la perspectiva de crecimiento de la economía argentina para 2016

El organismo estimó que el PBI caerá 0,5% este año desde la previsión anterior donde esperaba una baja del 1,2%. Justificó la decisión en que el país comenzó a aplicar cambios en su política económica.

El Banco Mundial mejoró la perspectiva de crecimiento de la economía argentina para 2016

La economía argentina caerá 0,5% este año y repuntará a un ritmo de 3% en 2017 y 2018, según las últimas perspectivas del Banco Mundial, que mejoran las proyecciones que tenía la entidad en enero debido a que la Argentina se embarcó en reformas de política macroeconómica que apuntan a un crecimiento sustentable.

En el informe de Perspectivas Económicas Globales “Divergencias y riesgos”, el Banco Mundial pronosticó que este año el Producto Interno Bruto de Argentina caerá 0,5% (frente a la caída de 1,2% prevista en enero) y que crecerá 3,1% y 3% en 2017 y 2018 respectivamente, años para los que en enero esperaba un crecimiento de 1,2% y 0%.

“La nueva administración Macri empleó una seria de medidas para reducir las distorsiones económicas y llevar al crecimiento a una senda sostenible. La administración también impulsó una significativa reducción de impuestos a la exportación y restricciones para la importación, levantó los controles sobre el peso argentino y adoptó un tipo de cambio administrado, al tiempo que recortó subsidios a la energía y el transporte”, detalló.

Según el Banco Mundial: “Mientras estos ajustes deberían servir para fortalecer a la economía argentina en el mediano y largo plazo, la actividad económica estará atenuada en el corto plazo, con una modesta contracción en 2016”.

“Brasil y, particularmente, Venezuela están ambos sumidos en profundas recesiones, mientras que Argentina se embarcó en reformas de política macroeconómica que apuntan a un crecimiento más sustentable”, destacó el Banco Mundial en su informe.

El BM recordó que “en Argentina el PIB se expandió moderadamente en 2015, debido a la inflación de dos dígitos, el creciente déficit fiscal, controles severos a las importaciones y acceso restringido a los mercados de capitales internacionales”.

En otro orden, el informe señaló que la emisión de bonos de Latinoamérica y Caribe cayó 61% en el cuarto trimestre de 2015, respecto de igual período de 2014, pero que Argentina “en su reciente regreso al mercado global de bonos, contrarrestó esta tendencia al vender 16.500 millones de dólares en bonos el 19 de abril, la mayor colocación en un día en una economía emergente”.

Tras una “modesta recesión” en 2016, Argentina “repuntará en bases más firmes en 2017-18” y “los flujos de capital se fortalecerán en 2016-17, siguiendo la salida formal del default técnico y recobrando acceso a los mercados internacionales de deuda, junto al regreso de la confianza de los inversores. Las exportaciones netas estarán ayudadas por un significativamente más débil Peso”.

“La reciente eliminación de subsidios en electricidad mejorará la posición fiscal e impulsará el clima inversor. Los factores externos como la prolongada recesión de Brasil y precios de commodities bajos continúan pesando en la perspectiva”.

El pronóstico para Brasil indica una contracción de 4% en 2016, lo cual tiene un “impacto negativo en Argentina”, y se prevé que la recesión continuará en 2017, en un contexto en el que se intenta aplicar una política más restrictiva, aumenta el desempleo, disminuyen los ingresos reales y reina la incertidumbre política.

La entidad espera que la región Latinoamérica y Caribe sufra una segunda contracción este año, la primera doble contracción anual en más de 30 años, y caiga en 2016 un 1,3% tras la baja de 0,7% registrada en 2015.En particular, Sudamérica se mantendrá en recesión este año con una contracción de 2,8%, por encima del -1,9% del año pasado; mientras que México y América Central crecerán 2,7% y el Caribe 2,6%, menos que en 2015.

El Banco Mundial señaló que la caída de los precios de los commodities golpea a la región y que “muchas economías de la región se van a retrasar por el deterioro de los términos de intercambio, menores exportaciones e ingresos fiscales y caída de la inversión en el sector de commodities, especialmente en Colombia, Ecuador y Venezuel”.

A nivel global, el Banco Mundial redujo a 2,4% el pronóstico del crecimiento mundial en 2016, respecto de las proyecciones del 2,9 % de enero, debido al “lento crecimiento de las economías avanzadas, los precios persistentemente bajos de los productos básicos, el flojo comercio mundial y la disminución de los flujos de capital”.

“Este crecimiento lento subraya las razones por las cuales es crucialmente importante que los países apliquen políticas orientadas a impulsar el crecimiento económico y mejorar el nivel de vida de las personas que subsisten en la pobreza extrema”, señaló Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial.

Para las economías emergentes se espera un crecimiento de 5,8% en 2016 y en particular en China se pronostica un crecimiento del 6,7% en 2016, tras el 6,9 % que se registró el año pasado. Se prevé que la robusta expansión económica de India se mantendrá estable en el 7,6%, mientras que Brasil y Rusia seguirán en una recesión más profunda que la pronosticada en enero.

Asia oriental y el Pacífico se desacelerará, a un ritmo de 6,3%, en 2016; Europa y Asia centra se mantendrá en 1,2% en 2016; la región excluida Rusia crecerá 2,9%; Oriente Medio y Norte de África repuntará levemente al 2,9% en 2016; Asia meridional se acelerará al 7,1% en 2016; y África al sur del Sahara disminuirá nuevamente al 2,5 %, en 2016.