Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El BCRA ya tiene en carpeta la fórmula para hacer billetes de plástico

La preferencia por las monedas de polímero se va expandiendo al punto que Inglaterra lanzará una versión de el billete de 5 libras. Chile y Paraguay hacen punta en la región. En la Argentina, mientras el Gobierno analiza nuevos diseños y lanza el billete de $ 500, la posibilidad de tener pesos de plástico empieza a tomar forma

El BCRA ya tiene en carpeta la fórmula para hacer billetes de plástico

El "plástico" fue ganando terreno en las transacciones comerciales en todo el mundo. Desde que se inventó en 1950, su uso fue creciendo de manera exponencial. Hasta hace poco, nada dudaba de que cuando alguien hablaba de pagar con "plástico" se refería a la utilización de una tarjeta de crédito o débito. Sin embargo, en algunos lugares del mundo esta convención está empezando a mutar.

Cada vez más países están empezando a imprimir billetes de polímero o, como se los conoce popularmente, de plástico. El último en sumarse a esta tendencia fue Inglaterra. El país europeo, que hasta hace poco había mantenido una postura muy tradicional respecto a sus billetes, en dos meses comenzará a hacer circular su primer billete de plástico.

El Banco de Inglaterra develó el diseño de su nuevo billete de cinco Libras Esterlinas, el primero fabricado con plástico en el Reino Unido, que entrará en circulación el 13 de septiembre.
Pero no es el único país en el mundo que utiliza estos billetes. Hoy hay 23 países en todo el mundo que los utilizan, pero sólo seis han decidido producir todas sus denominaciones en plástico. Los primeros en introducirlos fueron Australia en 1988, Brunei en 1996 y Malasia, en 1998. En la región, Chile tomó la delantera en 2004 y en 2013 lo siguió Paraguay. En la Argentina, en tanto, su implementación está en estudio.

En medio de un proceso de redefinición de la moneda con la aparición de los billetes de mayor denominación –el de $ 500– y el cambio de la figura de los próceres por animales, empresarios privados aprovecharon para llevarle la idea al presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Federico Sturzenegger.

Aunque desde la entidad financiera aseguraron a un diario porteño que no existe "ningún interés especial" por llevar adelante un reconversión de la moneda argentina de los billetes de papel hacia los de plástico, el sector privado proveedor de los de polímero ya le dejó una carpeta en la que desarrollan todos los pormenores de esta alternativa.

Según pudo saber El Cronista, aunque la tecnología para fabricar billetes de papel y de plástico claramente son diferentes, no habría ningún tipo de inconveniente para que sean fabricados en la Casa de la Moneda y en la Compañía de Valores Sudamericanos (Ciccone).

Entre los puntos que le fueron explicados al titular del BCRA acerca de los beneficios del billete de polímero, hubo algunos que fueron de vital importancia para que, por lo menos, se estudie la posibilidad.

Los billetes son aptos para los cajeros automáticos y reducen el costo de mantenimiento de los aparatos. Aunque son más costosos de producir –dos veces más que un billete de papel–, son más duraderos, más difíciles de romper, y resistentes al plegado, por lo que se amortizan en el tiempo; duran hasta 4 veces más que los tradicionales.

En lo que se refiere a las posibilidades de falsificación, su proceso de fabricación es más complejo, y como son relativamente desconocidos –por lo menos en esta región del mundo–, hace que sea mucho más difícil para falsificarlos.

Y un dato no menor, en especial para los despistados que no paran de dejarse billetes olvidados en los bolsillos de los pantalones o trajes de baño: son resistentes al agua dulce, salada y hasta a la del lavarropas, con jabón.