Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El BCRA impone otra lógica para evaluar los movimientos del dólar

Imagen de HERNAN DE GOÑI

por  HERNAN DE GOÑI

Subdirector Periodístico
1

Los movimientos del dólar suelen ser fuente de preocupación, porque los argentinos tienen la sensación de que siempre tienen una misma dirección: hacia arriba. Después de tantos años en los que la autoridad monetaria solo se ocupó de poner un techo a la divisa, asumiendo que la mejor forma de ocuparse de la inflación era fijando un ancla cambiaria, que la divisa tenga ahora un salto de 50 centavos, es un dato que cuesta asimilar.


Cuando se produjo la unificación cambiaria, en la City el dólar se empezó a vender a $ 15, pero día tras día su precio se deslizó hacia abajo, gracias a una oferta constante de los exportadores de granos. Hasta ahora, ni el Central vendió a $ 15 ni cuando perforó los $ 13, creando la señal de que no percibe riesgos si el tipo de cambio se mueve en esa franja.


Lo novedoso es que en sus intervenciones en el mercado de pesos el Central sí está dispuesto a explicitar semanalmente sus decisiones. Ayer el BCRA advirtió que la expansión de la base monetaria a fines de 2015 había llegado a niveles excesivos, razón por la cual justificó una nueva absorción de magnitud, esta vez de casi $ 23.000 millones. Lo hizo con otro recorte de tasas, marcando también un sendero para que el dólar se recupere.


Es que el flujo global de capitales, la Fed, China y la devaluación del real, volvieron a pesar en el tablero del Central, que no quiere que el tipo de cambio sea la variable de ajuste contra la inflación. Hay otra lógica que debe ser tenida en cuenta.