Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ejecutivos: la corrupción es un tema cultural que trasciende a Macri

Aunque con algunas disidencias, la mayoría respondió, en un panel interactivo, que el Gobierno está dando señales de querer combatir estas prácticas

Ejecutivos: la corrupción es un tema cultural que trasciende a Macri

Una pregunta acerca de la transparencia disparó un fuerte debate entre los empresarios que participan del 52º Coloquio de IDEA vinculado con la corrupción y la necesidad de avanzar en un cambio cultural de fondo. Aunque con algunas disidencias, la mayoría respondió que el gobierno de Mauricio Macri está dando señales de querer combatir estas prácticas, pero al mismo tiempo consideró que el problema de la Argentina es cultural y que el cambio depende de todos.


Esta y otras conclusiones vinculadas al rol del Estado en la economía y de los empresarios en la sociedad surgieron a partir de un panel interactivo que moderó el periodista Luis Novaresio y en el que los hombres de negocios contestaron en vivo, desde una aplicación bajada al celular, las cuatro preguntas propuestas por el comité organizador del coloquio.


Para los empresarios, la transparencia impacta en la corrupción, la competitividad, la calidad institucional y las inversiones. Esas cuatro palabras fueron las más abordadas por los presentes, que rápidamente comenzaron a justificar, de a uno, sus respuestas. "¿Quién de ustedes cree que el Gobierno está encarando un cambio?", repreguntó, a viva voz, Novaresio. Y rápidamente el ingeniero agrónomo Walter Kugler, dueño de un semillero de maíz, tomó el micrófono, se puso de pie, y la reformuló: "La pregunta debería ser ¿quién de ustedes no cree que Macri impulsa un cambio vinculado con la corrupción?". Sólo dos empresarios levantaron la mano. Aunque en voz baja fueron muchos más los que se mostraron escépticos frente a este interrogante.


Previamente, Miguel Arrigoni, presidente de First Capital Markets, había afirmado, en una especie de catarsis y haciendo un mea culpa: "En un país donde los gobiernos son corruptos, los empresarios miramos para otro lado porque si no, nos hacen de goma, y llegamos a casa y no decimos nada, es difícil. El cambio debe ser cultural. Hay corrupción en todos lados".


Sentado al final del salón, el dirigente peronista Julio Bárbaro consideró que "existe una decisión de salir del autoritarismo y eso es clave para combatir la corrupción, ya que la orden siempre viene de arriba". Coincidió en que hay gestos de cambio el titular del Colegio de Abogados porteño, Guillermo Lipera, al remarcar que "se logró sacar a la corrupción de la terapia intensiva" y que "desapareció el autoritarismo". "No se ve que la corrupción venga del Estado; hay una intención de cambio", agregó.


Otro empresario también se mostró optimista respecto de los gestos provenientes del Estado, pero puso en duda la posibilidad de combatir la corrupción mientras "siga habiendo jueces que cajonean expedientes". "¿Nosotros estamos dispuestos a terminar con la corrupción?", indagó, por su parte, Marcelo Salas Martínez, socio de Café Martínez.


Los empresarios también fueron convocados a responder acerca de dónde debería ponerse un mayor foco para cruzar el puente hacia el futuro. Y la respuesta mayoritaria fue "en lo cultural", seguido de "lo social". La economía y la política eran las otras dos opciones, pero casi no fueron seleccionadas.


Miguel Blanco, de Swiss Medical, argumentó su respuesta con el planteo de que "la sociedad argentina vive dependiendo del Estado, con personas que esperan ser tomadas como empleados públicos y empresarios que esperan los subsidios oficiales". "Elegí lo cultural porque se refiere a ideas, valores y prácticas. Si modificamos esto, podremos cambiar lo demás", aseguró el abogado Ricardo Gil Lavedra. Coincidió con él Javier Goñi, de Alpargatas, que lo llevó al ámbito de una empresa, en donde cuando se hace un cambio cultural, luego se puede modificar el resto.


El titular de FIAT, Cristiano Rattazzi, fue el designado para cerrar el panel. Según remarcó, "cuando en un Gobierno exigen demasiado trámite, se están creando ámbitos de corrupción".