Efecto cuarentena: la industria tuvo en abril su mayor desplome en 27 años

Dos relevamientos privados indican que el mes pasado la baja de la producción manufacturera se ubicó entre 23% y 27%, la mayor caída interanual desde 1993. Con todo, el mes pasado podría marcar el piso de la caída.

Finalmente, los datos de producción industrial de abril pusieron en negro sobre blanco que no es gratis mantener las fábricas cerradas por tantas semanas. Habrá que esperar algunos días más para conocer los  informes oficiales de la actividad del sector manufacturero, pero analistas privados anticipan que la contracción tuvo un piso del 23% interanual

Algunos relevamientos señalan incluso que llegó al 27%. Se trata de la peor caída en casi tres décadas (el último piso interanual se dio en 1993) no sólo por la profundidad de la caída sino por las bajas generalizadas en todas las ramas industriales.

"Las cifas de la mayoría de los sectores son catastróficas", señalaron desde la consultora Orlando Ferreres y Asociados (OJF), cuyo relevamiento arrojó una contracción del 27% en abril en relación al mismo mes del año anterior.

De este modo, el acumulado de los primeros cuatro meses de 2020 o alcanzó una caída del 10,1%. La medición mensual en términos desestacionalizados, por su parte, determinó una contracción de 16,9%.

Por su parte, desde la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (Fiel) señalaron a El Cronista que "de acuerdo con información preliminar para abril, el IPI de FIEL anticipa un retroceso interanual para la industria del orden del 23%".

En ese sentido, aclararon que "la recesión industrial ha profundizado su ritmo de caída y ha mostrado una mayor difusión entre los sectores de actividad, encaminándose a ser la más prolongada desde que se tiene registro en el IPI de FIEL".

Según sus estimaciones, en abril varias actividades no registraron producción, como la industria automotriz o la fabricación de cigarrillos, en tanto en otras ramas "se observaron los mayores retrocesos de producción para el IPI de FIEL desde 1980".

Para Ferreres, por su parte, el fuerte retroceso en la producción fabril responde a que "varias ramas de la industria estuvieron completamente paralizadas, y muchas otras operando con diversas limitaciones de capacidad, reducciones de horarios y de turnos, con problemas tanto en la cadena de distribución como en la de pagos, y dificultades relacionadas al traslado de trabajadores y al transporte de insumos y de productos finales".

El informe de OJF destaca, sin embargo, que tal vez ya se haya alcanzado el valle en la industria, considerando que en mayo en varias ramas de actividad se observó una flexibilización de las restricciones. Es el caso de las industrias automotriz, electrodomésticos, caucho y neumáticos o el sector tabacalero.

Por esta reactivación de algunas plantas, la consulta espera que "abril será el punto crítico de la crisis, y que en los próximos meses veremos una recuperación". No obstante, aclara que "la forma y velocidad de esta recuperación dependerá principalmente de cómo se lleven a cabo el levantamiento de las restricciones". Es una incógnita, tras las nuevas condiciones impuestas a la cuarentena administrada.

A nivel sectorial se destacan fuertes caídas en producción de acero crudo (74,6%), laminados terminados en caliente (72,8%) y laminados terminados en frío (63,7%, mientras que la elaboración de hierro primario sufrió una baja del 53,6%.

La producción de cemento portland, en tanto, un indicador del dinamismo de la construcción, cerró el mes con una caída del 54,2%, mientras que en maquinaria y equipos se observó una contracción del 65% interanual, y plásticos cayó 48,9%. La producción de tabaco se redujo a cero, lo mismo que la producción automotriz, un dato que ya había adelantado la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa). 

Sólo se salvaron del incendio, aunque registraron números en rojo, la industria farmacéutica, con una baja del 2,5%, el bloque alimentos (3,8%), mientras que el sector químico retrocedió 8,3% y la refinación de petróleo 14,6%.

Con números semejantes, desde Fiel destacan la mejora esperable en mayo, a partir de sectores que comenzaron a trabajar, en el marco de juna nueva fase de la cuarentena. Sin embargo, advierten que "el acelerado deterioro de las expectativas de crecimiento observado en Brasil en las últimas semanas y la importante pérdida de confianza en el desempeño de la industria hacia los próximos meses, son un obstáculo para la recuperación de la actividad industrial local".

Tags relacionados

Más de Economía y Política