Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Economistas liberales y heterodoxos descreen de ajuste de shock en año electoral

Por izquierda y por derecha, dijeron que en 2016 hubo un mix de gradualismo y shock y pidieron que se defina un plan. Las elecciones condicionan el ajuste, que llegaría en 2018

Agustín D’Attellis

Agustín D’Attellis

Si en algo coincidieron los economistas más pro mercado y los proteccionistas fue en criticar el gradualismo que procuró llevar a cabo el saliente ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay. Los analistas que consultó El Cronista también evaluaron que el Gobierno deberá definir un programa económico y ven difícil que se implemente un ajuste de shock en 2017, un año electoral.

Diego Giacomini, de Economía y Regiones (que fundó el actual ministro del Interior Rogelio Frigerio), dijo: "Me gustaría pensar que se terminó el gradualismo, pero lo dudo. El momento para el shock era apenas asumió el Gobierno".

El economista criticó también que las carteras de Hacienda y Finanzas funcionen como dos ministerios distintos. "Esto significa mayor gasto público. Se cuestionaba que las decisiones económicas estaban atomizadas y ahora va a haber un ministro más con quien discutir", afirmó.

"No está claro que se haya concluido la etapa del gradualismo, pero es una opción", consideró el director de ACM, Maximiliano Castillo.

"Está por verse si el cambio de nombres también implica una modificación de las políticas o solamente es para un mejor funcionamiento del equipo, como declaró (el jefe de Gabinete) Marcos Peña", apuntó.

Castillo piensa que no era "razonable" esperar un shock para 2016 y criticó la definición de "gradualismo" debido a que hubo "mayor impulso fiscal". "Se amplió el déficit este año; la negociación política costó cara", completó.

En cambio, Agustín D’Attellis, director de E4D, sí ve el final del gradualismo tras las dimisiones de Prat Gay e, incluso, de Isela Costantini en Aerolíneas Argentinas. "El factor común de las renuncias es cierto enfrentamiento al ajuste y resistencia a las presiones. Ahora se acabó el gradualismo; va a haber un ajuste de shock y es una mala noticia porque no están dadas las condiciones", analizó. Con este panorama, D’Atellis cree que habrá una "vuelta a las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI)", que será "difícil" que crezca la economía argentina al nivel de lo que estaba presupuestado y que las inversiones que no llegaron este año "tampoco van a llegar en 2017 con esta incertidumbre".

Para Juan Luis Bour, director de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), en 2016 hubo un "mix de gradualismo y shock por limitaciones políticas y una falta de convencimiento sobre el programa económico a implementar".

"El Gobierno debe definir un plan a mediano plazo, que no sea lo que va apareciendo cada día", amplió.


En la visión del mix que observó Bour también se planta el economista jefe de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina. "Si miramos el déficit fiscal, hubo gradualismo, pero con la devaluación y la suba de tarifas, no. Pese a ello, no hay espacio para más ajuste después de un año difícil para la población y el Presupuesto 2017 muestra que, si hay ajuste, se postergó al menos hasta 2018", aseguró el hijo del que fuera ministro de Economía en 1981.

Por su lado, Nicolás Zeolla, del Centro de Estudios Sociales y Económicos Scalabrini Ortiz (CESO), señaló que no ve gradualismo en las políticas oficiales. "Todos quieren ajustar y el límite está en la propia legitimidad del Gobierno, que no tiene tanta espalda como quisiera. El cambio en el gabinete no implica otro rumbo económico", aseveró.

En tanto, el director ejecutivo de Econviews, Miguel Kiguel, indicó que el desginado ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne tiene un perfil técnico, "no tan político", con "mucha experiencia" en temas fiscales.