Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Economistas festejan el acuerdo pero insisten en que el problema es el déficit fiscal

Afirman que arreglar con los buitre es el primer paso para salir a los mercados externos. Pero advierten que los futuros créditos deberán ser para infraestructura

El preacuerdo con los fondos buitre más duros anunciado ayer por el mediador Daniel Pollack y reconfirmado por el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, fue aplaudido por gran parte de los economistas y empresarios por lo que implica en términos de confianza para la comunidad financiera internacional, de la que se espera apoyo para que la Argentina vuelva a obtener crédito de los mercados externos.
El país necesita volver a colocar deuda en el exterior y para eso era requisito imprescindible resolver este capítulo de la deuda con los holdouts, que ya lleva 15 años. El Gobierno emitirá bonos para pagarle a los fondos buitre en efectivo, y una vez saldado el conflicto, podrá salir a los mercados a una tasa de interés del orden del 4,5%, según las estimaciones del Palacio de Hacienda.
El interrogante que plantean los economistas es cómo resolverá la gestión de Mauricio Macri el problema del abultado déficit fiscal, que en un comienzo podrá ser financiado con deuda pero para atravesar la transición hasta que se logren acomodar las variables macroeconómicas. "Se parte de una brecha fiscal muy alta y no hay forma de achicarla a 0 de inmediato. Si no se abre el crédito, el ajuste debería ser mucho más violento. Pero está claro que eso puede servir un tiempo, no para siempre", afirmó la economista Marina Dal Poggetto, del estudio Bein & Asociados.
La analista festejó el preacuerdo con los holdouts, sostuvo que "está en línea con lo que se suponía inicialmente, sobre quitar parte de los intereses punitorios" y que, una vez resuelto el tema, la discusión de fondo es para qué se usará el financiamiento que se obtenga. Puede utilizarse para obras de infraestructura o para financiar gasto corriente, lo que sería un error, según anticipan los analistas.
"El problema macroeconómico básico sigue siendo el históricamente alto déficit fiscal. La clave de sustentabilidad sigue pasando por la racionalización del sector público. Y si el acceso al endeudamiento externo sirve para abortar ese proceso, entonces su rol terminará siendo negativo. Si sirve para suavizarlo, entonces será positivo", consignó la consultora Ledesma en un informe publicado ayer. El estudio también plantea que el preacuerdo con los buitre es "muy positivo", ya que "permite que la economía argentina vuelva al mundo y acceda de forma normal al mercado de capitales". Aunque "no es la solución final", agregó.
También el economista Luis Secco percibió un "progreso enorme" en las negociaciones con los holdouts y planteó que "todavía hay incertidumbre de cómo va a hacer el Gobierno para financiar el déficit fiscal de este año y la posibilidad de avanzar en obras de infraestructura que están pendientes".
El ex titular del Banco Central Martín Redrado fue bastante mesurado en su opinión. "Primero hay que ver los términos y condiciones en los cuáles salimos. Es positivo terminar con una etapa que nos costó bastante a los argentinos para dar un veredicto final, pero no hay que precipitarse para hacer una evaluación final. Vamos a ver cuánto le cuesta a la Argentina".
Desde el arco empresario también apoyaron los avances en materia de deuda, aunque pidieron que los nuevos créditos sean para "inversiones y desarrollo". "Si no, no va a ser sustentable", afirmó el diputado del Frente Renovador y vocal de la UIA, José Ignacio de Mendiguren. A su vez, el titular de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), Jaime Campos, festejó el anuncio como "un gran logro del Gobierno", que "permitirá generar más inversiones y empleos en el país".
Por su parte, el CEO de la filial local de la consultora KPMG, Ricardo De Lellis, afirmó que el acuerdo alcanzado es muy importante para el futuro del país y que la Argentina debe ahora coordinar una inteligente reinserción geopolítica en el mundo e impulsar acuerdos comerciales de complementación, lo que le permitirá recibir las inversiones que necesita.