Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ecolatina: “Atraso cambiario sirve en año electoral, pero no ayuda a crecer"

Desde la consultora alertaron que el dólar planchado puede ayudar a frenar la inflación en alimentos y bebidas, por lo que puede ser redituable para mejorar la imagen del Gobierno, pero “no es una estrategia de desarrollo”. 

Ecolatina: “Atraso cambiario sirve en año electoral, pero no ayuda a crecer

El economista en jefe de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, señaló hoy que desde la consultora ven “algunas señales de una leve recuperación en el consumo en 2017 y de estabilización de la inflación en los niveles más bajos”, como consecuencia del “dólar planchado”. Pero advirtió que el atraso cambiario solo le sirve al Gobierno en un año electoral, pero “no ayuda a crecer”. 

“Venimos de un 2016 muy malo para el consumo y la idea del Gobierno es que lentamente se vaya recuperando”, evaluó el economista está mañana en diálogo con radio Continental. 

En ese sentido, resaltó que hay “algunas señales de leve recuperación en el consumo en 2017 y de estabilización de la inflación en los niveles más bajos”.

Indicó que “el rubro de alimentos y bebidas sigue subiendo, aunque no va a subir más que en 2016, y eso tiene que ver con el la evolución del dólar”.

“En este sentido lo que estamos viendo de inflación en 2017 son dos fuerzas contrapuestas. Por un lado están subiendo muchos los precios regulados que dependen del Gobierno, como la nafta, los cigarrillos, y las tarifas. Pero por otro lado el tipo de cambio se está moviendo nada y eso ayuda al precios de los alimentos y al sector de menor poder adquisitivo”, detalló.

En esa línea, el economista explicó que “el atraso cambiario siempre fue bueno para los años electorales, porque ayuda a frenar la inflación en alimentos, en sensación de salarios en las familias de menor poder adquisitivo, pero por otro lado quita competitividad”. 

Dijo que “el dólar planchado puede ayudar a frenar la inflación en alimentos y bebidas, y puede ser redituable para el Gobierno en un año electoral, pero no es una estrategia de desarrollo”. 

Al finalizar, Sigaut Gravina insistió que “el gran problema del atraso cambiario es pan para hoy y hambre para mañana. La realidad es que sea quien sea que esté en el gobierno en el corto plazo tiene incentivos sobre todo en un año electoral a planchar el dólar porque eso ayuda a bajar los precios, pero el problema es que después con el atraso cambiario no creces”.