Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Dura interna en la protesta universitaria: Franja Morada cuestionó la “caradurez” del kirchnerismo

“Llama la atención que tengan la caradurez de sumarse a esta movilización de manera tan liviana”, cuestionaron. Apuntaron contra Kicillof, La Cámpora y los rectores de universidades que este año vieron aumentar su presupuesto entre un 64 y un 11%.

Dura interna en la protesta universitaria: Franja Morada cuestionó la “caradurez” del kirchnerismo

La decisión del kirchnerismo de sumarse a la protesta universitaria desató una dura interna en el marco de la cual la Franja Morada cuestionó el “oportunismo” y la “caradurez” que “roza lo patético” por parte de los dirigentes K, a los que les echa en cara las políticas educativas de los últimos 12 años, con críticas especiales para el ex ministro de Economía Axel Kicillfo, La Cámpora y los rectores de algunas universidades del conurbano.

“Llama la atención que el Kirchnerismo tenga la caradurez de sumarse a esta movilización de manera tan liviana, haciendo gala de un oportunismo y una hipocresía que roza lo patético. Los ex funcionarios, legisladores y dirigentes del Gobierno que durante 12 años mantuvo vigente la Ley de Educación Superior (LES) menemista, que crearon Universidades demagógicamente para fortalecer su estructura territorial corrupta y beneficiar a sus amigos, que avasallaron la autonomía universitaria distribuyendo discrecional y arbitrariamente el presupuesto universitario, y utilizaron las becas, el voluntariado y la estructura de bienestar en beneficio de La Cámpora y afines, hoy ‘salen a la calle’ a reclamar  por algo que ellos mismos hicieron hasta el año pasado”, cuestiona Franja Morada en un duro comunicado de prensa titulado “Hipokresía Educativa”.

La agrupación juvenil radical, tradicionalmente fuerte en las universidades, resaltó que la marcha del 12 de mayo en la que la Federación Universitaria acompañó “a gremios docentes y no docentes” para “reclamar mayor presupuesto para Educación, mejores salarios para el sector, la aprobación del BEGU nacional y la derogación de la LES”  fue “multitudinaria”. Y especificó que la decisión de participar de la misma fue parte “de un programa de lucha del movimiento estudiantil que lleva décadas”.

El estado general de la Educación y de la Universidad en particular es consecuencia de 12 años de una política demagógica que tras una pantalla de expansión del sistema universitario, ampliación de presupuesto y apertura de la Universidad a los sectores populares, encontraba un mecanismo perfecto para robar fondos públicos, desviarlos a las cuentas de las constructoras amigas y fortalecer las posibilidades electorales de los intendentes, legisladores o dirigentes ‘nacionales y populares’. Mientras tanto, se profundizaba la pérdida de calidad de la enseñanza (…) se quedaban afuera de la secundaria siete de cada diez que empezaban la primaria o se graduaba uno de cada cien estudiantes universitarios pertenecientes al quintil más pobre de la población”, cuestiona el texto.

El comunicado detalla los blancos de las críticas: “Axel Kicillof convocó a una ‘alerta educativa’ por un Presupuesto en ejecución que fue elaborado por él mismo. La Cámpora salió a la calle en defensa de las Becas que -hasta ayer- manejaban discrecional y arbitrariamente. Se sumaron a la marcha reclamando ‘más presupuesto’ los Rectores de Universidades como la de José C. Paz, Avellaneda, San Martín o Tres de Febrero, que fueron beneficiados con aumentos presupuestarios de 111%, 74%, 66% y 64% respectivamente, frente a los aumentos miserables de un promedio de 30% para las de Cuyo, Litoral, Rosario, la UBA o La Plata”.

Y especifica: “El apuro del kirchnerismo por ‘defender’ la Educación y la Universidad en este contexto, suena más a oportunismo que a convicción política”.