Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Dueños de estaciones piden rentabilidad

Los dueños de estaciones de servicios analizan impulsar un lock out patronal de 24 horas para denunciar la "rentabilidad inexistente" del sector, que podría llevar a cientos de expendedoras a la quiebra si las petroleras sostienen su decisión de negar una redefinición de las comisiones.
Si bien la fecha para la medida de fuerza no fue decidida, a la espera de una respuesta de las petroleras a los planteos, la decisión de un lock out podría ser tomada en una reunión nacional de estacioneros que se desarrollará el 10 de mayo en Buenos Aires. Ya el pasado miércoles 26 los operadores de YPF le pidieron al vicepresidente de downstream (refinación y comercialización) definiciones sobre el tema.
El presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de los Hidrocarburos de la República Argentina (Cecha), Carlos Gold, dijo a la agencia NA que son la petroleras las que "tienen la llave para destrabar este conflicto".
Los estacioneros necesitan que mejoren las comisiones que cobran por cada litro de combustibles líquido comercializado dado que sus costos operativos siguen aumentando en un escenario inflacionario que no cesa, según entienden en el sector.
Las expendedoras se quedan con entre el 5% y el 9% de comisión por cada litro de nafta o gasoil comercializado y los dueños de las estaciones aseguran que ese porcentaje debería escalar algunos puntos, hasta el 11% o 12%, como mínimo.
Estacioneros independientes (de bandera blanca) afirmaron a NA que "el verdadero punto de equilibrio" sería alcanzar comisiones del 18%, aunque descartaron que el sector pueda lograr ese avance por el poderío que tienen las petroleras, apoyadas por el Gobierno.