Dolor de cabeza para Macri: podrían detener al príncipe heredero saudí en el G20

El director de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, presentó una denuncia ante el juzgado federal de Ariel Lijo, a quien pidió que investigue Mohamed bin Salman, señalado como autor intelectual del crimen del periodista Jamal Khashoggi.

La organización internacional Human Rights Watch (HRW) presentó una denuncia ante la Justicia contra el príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salman, quien visitará esta semana Buenos Aires por la cumbre del líderes del G20.

La organización humanitaria informó en su sitio web que el escrito, de 14 páginas, fue presentado en el juzgado federal de Andrés Lijo. HRW pidió al fiscal Ramiro González que se investigue al príncipe saudí por presuntas violaciones del derecho internacional cometidas durante el conflicto armado en Yemen.

Según HRW, Bin Salman "sería penalmente responsable" esas violaciones como ministro de Defensa de Arabia Saudita.

"Las autoridades judiciales deberían evaluar el papel de Mohammed Bin Salman en posibles crímenes de guerra cometidos por la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen desde 2015", afirmó Kenneth Roth, director ejecutivo de la organización.

El escrito presentado también hace alusión a la posible complicidad de Bin Salman en graves denuncias de tortura y otros malos tratos de ciudadanos saudíes, incluyendo el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, perpetrado a inicios de octubre en la embajada saudí en Turquía.

Arabia Saudita ya confirmó hace una semana que Bin Salman, al que la Agencia de Inteligencia estadounidense (CIA) considera el probable instigador del asesinato de Khashoggi en Estambul, asistirá a la cumbre de líderes del G20, que se celebrará el próximo viernes y el sábado en Buenos Aires.

Kenneth Roth

"La participación del príncipe heredero en la cumbre G20 en Buenos Aires podría permitir que las víctimas de abusos que no lograron que se haga justicia en Yemen o Arabia Saudita puedan obtenerla en los tribunales argentinos", apuntó Roth.

La organización humanitaria recordó que la Constitución de Argentina reconoce la jurisdicción universal por crímenes de guerra y torturas, lo que implica que las autoridades judiciales del país están facultadas a investigar y juzgar estos delitos, con independencia de dónde se cometan y de la nacionalidad de sus autores o las víctimas.

En esa línea, Roth añadió: "La decisión de autoridades argentinas de avanzar con una investigación enviaría una señal fuerte de que incluso los poderosos como Mohamed Bin Salman no están más allá de la ley. Y Mohamed Bin Salman debería saber que, si va a Argentina, podría enfrentarse a una investigación penal".

El crimen de Khashoggi

Aunque el escrito se centra en los casos de Yemen también se refiere al crimen del periodista Jamal Khashoggi.

Mohammed está sospechado de ser el organizador de haber torturado, golpeado, descuartizado y disolvió en ácido el cadáver del periodista opositor en la embajada del reino en Estambul. Arabia Saudita reconoció el asesinato aunque rechazó que el poderoso príncipe heredero esté vinculado con él.

"Human Rights Watch ha instado a Turquía a pedir en forma urgente que las Naciones Unidas realicen una investigación para determinar las circunstancias relativas al papel de Arabia Saudita en el posible asesinato de Khashoggi", señala el comunicado. 

Bin Salman con Donald Trump.
Antecedentes

El principio invocado por HRW tiene jurisprudencia tanto a nivel internacional como en el propio sistema de justicia local.

Con ese criterio, por ejemplo, el juez español Baltasar Garzón detuvo, por ejemplo, a ex militares argentinos en distintos puntos del mundo, cuando en el país regían las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

En el país, bajo ese mismo paraguas la jueza María Servini de Cubría abrió la posibilidad de que se investiguen los crímenes del franquismo.

Tags relacionados