Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Bonadio rechazó apelación y Cristina deberá presentarse mañana en Comodoro Py

La expresidenta deberá concurrir mañana a aportar sus huellas dactilares en el marco de la causa por la venta de dólar futuro. El juez no hizo lugar al planteo del abogado de la exjefa de Estado.

Bonadio rechazó apelación y Cristina deberá presentarse mañana en Comodoro Py

El juez federal Claudio Bonadio rechazó esta tarde la apelación de la exmandataria Cristina Kirchner contra su decisión de tener que concurrir este viernes por la mañana a aportar sus huellas dactilares y realizar un informe socio ambiental en el marco de la causa por la venta de dólar  futuro, en la que está procesada.

De esta forma, al no hacer lugar al planteo efectuado por el  abogado de la expresidenta, Carlos Beraldi, queda firme la citación prevista para mañana en los tribunales federales de Comodoro Py 2002.

La defensa de la ex presidenta Cristina Fernández había apelado hoy el rechazo del juez federal Claudio Bonadio a su solicitud de postergar la audiencia de mañana “de mero trámite” al jueves 1 de diciembre, en la causa denominada “dólar futuro”.
 
El abogado defensor Carlos Beraldi entregó el escrito en el juzgado federal 11 e insistió con que a su defendida “se le impone (...) una restricción a sus derechos constitucionales, en particular de libertad ambulatoria, obligándola a realizar algo que la ley no exige”.
 
El martes pasado Bonadio rechazó el pedido de la defensa de postergar 72 horas el trámite y la ex presidenta lo calificó, ayer por Twitter, de “mentiroso” y lo acusó de tener “una enfermiza animosidad” contra su persona, lo que “se traduce”, según ella, en “violencia institucional”.