Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Dividido, el Gobierno busca una salida política ante el nuevo conflicto

Mientras una línea del Ejecutivo respaldó el accionar policial, otro sector cuestionó lo que consideró un problema evitable. Bullrich criticó que los gremios "elijan las aulas vacías"

Dividido, el Gobierno busca una salida política ante el nuevo conflicto

Los incidentes generados en la noche del domingo, cuando docentes fueron desalojados por la Policía de la Ciudad de la Plaza de los Dos Congresos mientras intentaban instalar una "escuela itinerante", motivaron cuestionamientos internos en el seno del Gobierno nacional. Por un lado, públicamente, funcionarios como el ministro de Educación, Esteban Bullrich, avalaron el proceder policial al declarar que los docentes actuaron "fuera de la ley".

En cambio, off the record hay quienes dentro del Ejecutivo realizaron cuestionamientos por haber llegado a la instancia de reprimir la convocatoria de los maestros que, creen, era evitable.

"Lo de ayer (por el domingo) fue innecesario. La sociedad es sensible al tema del palo, una cosa es agarrarte con los piqueteros en la Panamericana para que despejen el tránsito y otra es pelearte con los maestros porque ponen una carpa", reflexionaban ayer los más críticos de la decisión, que cuestionaban la falta de una "mirada política más profunda para este tipo de casos" y que piensan que, además de motivar la convocatoria para hoy a un paro nacional docente, se reactivó el conflicto con el sector cuando se había encaminado la negociación, principalmente en la provincia de Buenos Aires.

Otras fuentes de Balcarce 50 consignaron, en cambio, que la decisión se tuvo que tomar frente a la actitud de algunos manifestantes. "Un docente no se tira así, encima de la Policía", esgrimieron y consideraron los disturbios en el acto como una estrategia del sector para volver a instaurar los paros. "El sindicalismo docente mandó a medir la percepción en la opinión pública con respecto al paro docente como medida de fuerza para el reclamo salarial, y como vieron que los resultados no fueron positivos armaron esta jugada. Necesitan legitimar el conflicto, para no mostrar que cedieron ante el Gobierno", describieron.

Quien dialogó con varios medios de comunicación fue Esteban Bullrich, el titular de Educación, que respecto a la acción de las autoridades porteñas que reaccionaron sobre los docentes, sostuvo: "Cuando un policía da una instrucción tratando de cumplir la Ley, la tenemos que obedecer". Dijo también que "lamento mucho esta decisión de los gremios, que una vez más malinterpretan sus fines o los medios para alcanzar sus fines, o están confundidos sobre cómo se defienden los derechos, porque permanentemente se elige las aulas vacías como medida". Y finalizó, en una charla con radio Mitre: "Espero que una vez que esté autorizada se haga la carpa y se conozca a fondo este conflicto que está basado en mucha falta de información".

En el Gobierno porteño defienden la actuación de la Policía de la Ciudad y eligen cargar las tintas contra el titular de Suteba, Roberto Baradel, a quien responsabilizan de haber irrumpido en la Plaza del Congreso con 150 manifestantes más de los que había con el objetivo provocar a los efectivos policiales. En el entorno de Horacio Rodríguez Larreta niegan que el Jefe de Gobierno haya recibido mensajes reprobatorios por el accionar policial y evitaron cargar contra algún funcionario por la represión del domingo. "No estamos cazando responsables", aseguró un portavoz de la Ciudad.

En la línea del Vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, a quien la mesa chica del PRO determinó como el encargado de exponer la posición oficial, varios funcionarios reiteraron que el desalojo se produjo ante la falta de permiso para instalarse en la Plaza de los Dos Congresos. Y se mostraron inmunes frente al paro convocado para hoy por los sindicatos docentes, que catalogaron como "una medida innecesaria".