Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Distanciado del Gobierno, Monsanto revisará inversiones en el país

La compañía se mostró decepcionada luego de sus últimas charlas con el ministerio de Agroindustria. Según la firma, las discusiones no llegaron a resultados “mutuamente  convenientes”.

Distanciado del Gobierno, Monsanto revisará inversiones en el país

La empresa Monsanto anunció que revisará las futuras inversiones que iba a realizar en Argentina. Desencantado con el Gobierno, el gigante del mercado agrícola comunicó que no venderá sus nuevas tecnologías en el país.

Según la compañía, las discusiones que mantuvo con el ministerio de Agroindustria no llegaron a resultados “mutuamente  convenientes”.

De esta manera, la relación entre el Gobierno y Monsanto suma otro capítulo tenso. Este año, ya hubo otros cruces, como cuando el Estado decidió el mes pasado que todos los análisis de granos debían tener una autorización oficial, frenando las revisiones que desde hace un año realizaban firmas agroexportadoras alentadas por el fabricante de semillas estadounidense.

En su momento, Agroindustria sostuvo que su objetivo era “no interferir en los acuerdos privados, siempre que esto no restrinja la libertad del comercio de granos en el mercado local y externo”. Además, exigió a todos los actores de la cadena que “respeten los acuerdos alcanzados” y cumplir con los requisitos establecidos en las resoluciones 140 y 147.

El mes pasado, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile disparó contra la firma norteamericana al decir que “no se puede poner en la cabeza una pistola a un Gobierno a cuatro meses de haber asumido”.

Buryaile se había mostrado molesto con Monsanto por su sistema de cobro en soja. Dicho mecanismo busca asegurarse en los puertos un canon determinado por su tecnología Intacta, resistente a insectos. Para cobrar, la compañía obliga a los productores a firmar una cláusula en los contratos de granos.

 

Fuente: Agencias