Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Directores de impuestos piden una ley tributaria que no castigue la interpretación

Los directores del área de impuestos se quejan porque deben asesorar en un marco de gran incertidumbre sobre la interpretación de las normas fiscales y piden que se modifique la Ley Penal Tributaria que los puede mandar presos por una de esas diferencias interpretativas sin que haya habido un intento real de evasión.

Juan Pablo Cogorno, de Pan American Energy; Carlos Abeledo, de Techint; Alejandro Amaro, de Telecom, y Carlos Sunkel, de Swiss Medical e IDEA, se reunieron con la coordinación de Guillermo Poch, de BDO, en el primer panel del Encuentro de IDEA que tiene lugar en Pilar para discutir la problemática de su área.

Cogorno hizo hincapié en la presión fiscal, la inflación, la superposición de impuestos y los regímenes de información que quitan tiempo para lo importante. La función requiere elegir bien en que tema meterse a administrando riesgo. Viendo que servicios pedir afuera, subrayó.

Sunkel opinó que la presión y el sistema impositivo distorsivo "están". Pero dijo que el problema es la inseguridad jurídica porque se toman decisiones con incertidumbre sobre la interpretación de las cosas, subrayó.

Abeledo se quejó porque “uno pierde credibilidad por el contexto y donde las interpretaciones le ganaron la batalla a la lógica. El contribuyente es el jamón del sándwich. Se trata de ser eficientes y tratar de que no nos denuncien penalmente por lo que asesoramos”, se quejó, y abogó por un cambio en la Ley Penal Tributaria que no castigue las interpretaciones.

Amaro enfatizó el problema de los municipios, donde los requerimientos son “estrafalarios “ y sin embargo hay que pagar antes de discutir.