Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Diputados avaló cambios a la Ley de Medios con polémica y votos sólo a mano alzada

Cambiemos tuvo el apoyo del Frente Renovador. El PJ-FpV rechazó el DNU junto al progresismo y la izquierda. El bloque Justicialista de Diego Bossio se abstuvo

"¡Les ganamos!", exclamó Carrió no bien se levantó la sesión

En medio de una sesión rozada por el escándalo, el oficialismo y sus aliados le dieron validez legislativa ayer en la Cámara de Diputados al decreto de necesidad y urgencia (DNU) 267/15 que modificó la llamada Ley de Medios.

Fue mediante una votación a mano alzada, que no deja registros de cómo votó cada diputado, y provocó el reclamo y posterior abandono del recinto del PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV), en medio de gritos y acusaciones cruzadas.

Déjennos votar!" fue el reclamo de los diputados kirchneristas mientras abandonaban el recinto, luego de que el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, diera el decreto por aprobado tras la votación a mano alzada, en la que Cambiemos tuvo el apoyo decisivo del Frente Renovador de Sergio Massa. El PJ-FpV, en tanto, lo rechazó junto al progresismo y la izquierda, mientras que el bloque Justicialista de Diego Bossio se abstuvo.

Con esta aprobación –cuyo mecanismo el kirchnerismo ya avisó que denunciará en la Justicia–, el DNU quedó ratificado de hecho, dado que, para ser derogado, requiere el rechazo de ambas Cámaras. El mismo resultado obtuvo el DNU que modificó la Ley de Ministerios para adecuar la estructura del gabinete a la gestión de Mauricio Macri.

Según se desprende del DNU 267, ahora el Congreso debería discutir una nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Así está contemplado en el decreto, que plantea que una comisión redactora del Ministerio de Comunicaciones deberá proponerle al Congreso un texto para unificar la norma vigente con la de Argentina Digital.

Durante el debate, el Frente Renovador fue clave. Al igual que había sucedido en la comisión bicameral que analiza los DNU, fue Raúl Pérez quien defendió la postura del bloque, de apoyo al texto. Para el diputado, el decreto presidencial tiene la virtud de abrir la puerta a una nueva Ley en la materia, porque la vigente tuvo "escaso consenso interno en este Parlamento".

Pérez apuntó además contra el ex titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, también duramente criticado por el macrista Pablo Tonelli. "Fue un mediocre funcionario con mucha militancia y poca cintura política", lapidó el massista, que además tuvo advertencias para el Gobierno: "Espero que no cometa el mismo error que el Frente para la Victoria", le reclamó, en alusión a la aplicación discrecional de la norma.

Una vez sucedida la votación a mano alzada, el kirchnerismo estalló. "Quiero dejar en claro que el cien por ciento del PJ-Frente para la Victoria vota en contra de este decreto", advirtió a los gritos el jefe de esa bancada, Héctor Recalde, cuando Monzó ya había dado el decreto por aprobado y luego de que los diputados oficialistas se negaran a conceder una votación nominal, en la que queda documentado el sentido del voto de cada legislador.

"El problema es la ciática", argumentó bordeando el absurdo la oficialista Elisa Carrió su rechazo a una votación nominal. "¡No se quieren hacer cargo del voto!", le retrucó Recalde ante las negativas reiteradas.

Tras esa discusión, y mientras el oficialismo ya había iniciado la defensa de un proyecto de resolución complementario al DNU, el PJ-FpV se retiró del recinto. Cambiemos tuvo entonces que contener a sus diputados para sostener el quórum. "Diputados, por favor, si se levantan vamos a quedar sin quórum", les advirtio Monzó. Pero no necesitó esforzarse mucho más. La sesión duró apenas otros diez minutos, en los que el oficialismo apeló a su mayoría para concluir con el temario. Después, los festejos. "¡Les ganamos!", exclamó Carrió no bien se levantó la sesión.