Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Dictaron prisión preventiva para Mariano Martínez Rojas, presunto comprador de Tiempo Argentino y Radio América

La orden es por estafa en la venta de un auto de alta gama y el libramiento de cheques sin fondos.

La justicia correntina procesó con prisión preventiva al empresario correntino Juan Mariano Martínez Rojas, quien dijo haber  adquirido este año el diario Tiempo Argentino y Radio América, por estafa en la venta de un auto de alta gama y el libramiento de cheques sin fondos.

El procesamiento fue dictado por el juez de instrucción de la cuarta nominación de Corrientes, Leandro Andrés Maciel, y la causa se inició por una denuncia del arquitecto Hugo Sotelo Bertschinger. Según informó el abogado querellante, Néstor Irazusta, el procesamiento alcanza también a la madre y la pareja de Martínez Rojas, María Sara Rojas de Martínez y María Inés Mozatti de Martinez Rojas, respectivamente, como partícipes primarias.

Las tres prisiones preventivas no se harán efectivas por una resolución de eximición de prisión dictada en 2013, informó el letrado. Sotelo Bertschinger “había comprado un auto de alta gama y Rojas le ofreció vendérselo, pero le sacó el auto y nunca le pagó; es más, lo vendió en Buenos Aires sin su consentimiento‘, afirmó su abogado.

Irazusta agregó que ‘se intentó certificar el formulario 08 en contra de su voluntad, hasta que finalmente se secuestró el auto en Corrientes, por orden del fiscal de instrucción Buenaventura Duarte‘, y precisó que el vehículo “era conducido por una persona de Desimoni‘.

Asimismo, destacó que “también la madre y esposa de Rojas le dieron varios cheques sin fondo de una sociedad llamada Grupo Norte S.R.L., donde el vicepresidente era su hermano, que no pudo ser procesado porque se descubrió que es discapacitado‘.

“Los cheques rondarían los 100.000 pesos, pero esa sociedad entregó a otras personas cheques sin fondo por un total cercano a los 4.000.000 de pesos‘, precisó el letrado y aclaró que ‘hoy esa S.R.L. ya no existe más‘.

Martínez Rojas, un prontuario

Martínez Rojas era un perfecto desconocido hasta que este año su nombre saltó a los medios como comprador del diario Tiempo Argentino y Radio América, que fue abandonada por sus antiguos dueños, Sergio Szpolsky y Matías Garfunkel, beneficiarios de copiosas cantidades de dinero en pauta oficial, dejando a la deriva a centenares de trabajadores de prensa, a quienes quedaron debiendo salarios, aguinaldo y demás.

Del hombre alcanzó a decirse que era un empresario correntino, sin antecedentes en medios, dedicado a la producción de espectáculos. Ni bien se anunció el  acuerdo de  compra, Martínez Rojas prometió regularizar la situación salarios de los empleados y relanzar los medios, invirtiendo en su desarrollo. El empresario, sin embargo, incumplió al menos cuatro acuerdos de pago firmado en el Ministerio de Trabajo y a partir de ese momento la relación con los trabajadores fue de mal en peor, a punto tal que, hartos del abandono y las promesas, decidieron, en particular los del diario, organizarse bajo forma de cooperativa y relanzar por sus propios medios el producto. 

Martínez Rojas, sin embargo, seguía insistiendo en que era  dueños de ambos medios, pero el Enacom (sustituto del Afsca) nunca pudo acreditar la propiedad. 

La  situación explotó cuando los trabajadores Martínez Rojas ingresó junto a una decena de matones  a las instalaciones de Tiempo Argentino y provocó increibles destrozos, por los que fue imputado. La denuncia fue radicada en la seccional 31 de la Policía Federal Argentina bajo la carátula de "averiguación de violación de domicilio".

Así, la fugaz estrella de Martínez Rojas pasó de la sección “medios” a la de policiales, sin pena ni gloria, pero con mucho escándalo.