U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Diabetes democrática: cómo es el fenómeno que crece y preocupa a Latinoamérica

Según Latinobarómetro, la democracia registra los niveles de adhesión más bajos de la región en más de dos décadas. Los datos, en el informe.

Diabetes democrática: cómo es el fenómeno que crece y preocupa a Latinoamérica

Fenómenos como Bolsonaro en Brasil o Trump en Estados Unidos se han analizado muchas veces como una respuesta a un descontento con los regímenes democráticos tradicionales. Esta mañana, el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe, que pertenece al BID, presentó la edición 23ª del Latinobarómetro, que aporta datos sobre el tema. Se trata de un relevamiento que recoge la opinión de 20.000 ciudadanos de 18 países de la región acerca de la democracia, la economía y las instituciones.

En esta oportunidad, uno de los puntos más destacados fue la percepción acerca de los regímenes democráticos. Ante la pregunta “¿Con cuál de las siguientes frases está usted más de acuerdo?”, solo el 48% contestó que “la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno”. Se trata del punto más bajo de toda la serie, e iguala al año 2001.

A contramano, año tras año crece la opción más indiferente. Es decir, aquellos que respondieron “nos da lo mismo un régimen democrático que uno no democrático”. Del piso de 16% del año 2010, ha crecido esta respuesta año tras año hasta llegar al 28% actual. Por otro lado, la opción que se mantiene constante es la que sostiene que “un gobierno autoritario puede ser preferible a uno democrático”, con el 15% de respuestas.

Marta Lagos, directora de Latinobarómetro, fue la encargada de presentar el informe. Sostuvo que la región está en una etapa de “diabetes democrática”, con un lustro de leves caídas en los indicadores. Al no tratarse de ningún derrumbe, no hay ninguna señal de alerta tan clara, pero sí cree que “desde 2010 estamos un poco peor cada año”. Igualmente, tampoco cree que haya una clara “demanda autoritaria” en la región.

Si se analiza por país, la Argentina se encuentra entre los que tiene mejores índices de apoyo a la democracia. En primer lugar se encuentra Venezuela, con tres de cada cuatro personas que prefieren esta forma de gobierno a otra. Según Lagos, se trata de una constante, ya que “históricamente Venezuela ha tenido un índice muy alto en esta respuesta”. A continuación vienen los países que según la directora obtienen mejores resultados a lo largo de todo el estudio: Costa Rica y el Cono Sur de Sudamérica -Uruguay, Argentina y Chile-. Con 59% de adhesión, Argentina supera por 11 puntos al promedio regional.

En el otro extremo se encuentran los países de Centroamérica El Salvador, Guatemala y Honduras, quienes registran además los mayores índices de violencia. El dato preocupante es que le siguen México y Brasil, las dos potencias económicas más importantes de la región. “Este informe se encuadra perfectamente en las elecciones de Brasil y México, donde fueron elegidos Bolsonaro y López Obrador”.

Por otro lado, si se detalla por edad, los más jóvenes son quienes muestran menos simpatía por la democracia que los más adultos. Para Lagos, esto se explica porque se trata de personas que nacieron dentro del sistema y por eso le exigen más. En cambio, los más adultos experimentaron otro régimen y lo valoran más.

De la misma forma, el informe muestra que quienes cuentan con mayor educación muestran una mayor preferencia por la democracia.