Deuda y default: "La primera propuesta fue un fracaso pero Argentina va a cerrar un acuerdo", dice Artana

Así lo explicó en declaraciones a un matutino este sábado. Cuál es la mirada del economista jefe de FIEL sobre la propuesta del país y el impacto que podría tener sobre el equilibrio fiscal. 

El economista jefe de FIEL, Daniel Artana, se refirió esta mañana en el noticiero del canal TN a la situación de default técnico en la que entró el país ayer al no pagar u$s 503 millones de intereses que se vencían. 

Sobre la primera oferta del Gobierno, encabezada por el Ministro de Hacienda, Martín Guzmán, aclaró que: "No fue buena". Y agregó: "Siempre dije que al Gobierno le iba a ser difícil que los fondos aceptasen el acuerdo porque no planteó un programa de frente. Siempre primero se presenta un programa macro para ver si el país tiene, o no, capacidad de pago. Para ver si ese acuerdo es cumplible. El Gobierno nunca puso eso sobre la mesa. Incluso antes de la pandemia: asumió el 10 de diciembre, no el 10 de marzo. En ese interín no hubo visión de hacía dónde iba la Argentina en el corto plazo entonces fue muy difícil evaluar su oferta". 

Se refirió así a los "endulzantes" que esperan los fondos más duros, como Blackrock, para llegar a un acuerdo el 2 de junio, como fecha máxima. "El Gobierno está planteando un nuevo acuerdo y va a mejorar su propuesta. En alguna medida, eso es un reconocimiento de que su planteo inicial no era tan acertado".

Dijo, también, que seguramente van a tener que revisarse los esquemas de equilibrio fiscal para los próximos años porque las quitas son muy agresivas. "La proyección fiscal que hizo el Gobierno no explica cómo van a cumplir con los pagos; se pueden hacer esfuerzos fiscales más fuertes en el mediano plazo y eso, seguramente, tenga que ser revisado. Obviamente, no ahora, porque hay una pandemia, pero hacia 2024, 2025, podría alcanzarse un equilibrio fiscal". 

En definitiva, para el economista en jefe de FIEL, la pandemia incluso podría ayudar a la negociación argentina porque los acreedores tienen expectativas bajas. "Saben que la Argentina no va a poder hacer muchos pagos hasta el 2021, 2022. La recesión va a ser dura y eso va afectar mucho los gastos del Gobierno para ayudara empresas y personas. La Argentina puede aprovechar esa oportunidad para cerrar un acuerdo que, incluso más duro, podría ser favorable", cerró el economista. 

Tags relacionados

Más de Economía y Política