Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Deuda previsional: anticipan baja adhesión de los jubilados que tengan sentencia firme

En cambio, se espera que quienes iniciaron juicio firmen el acuerdo según la quita, que puede ir desde el 10% al 70%. Se estima que habrá alta adhesión de los que no litigaron

Deuda previsional: anticipan baja adhesión de los jubilados que tengan sentencia firme

En el acuerdo que ofrece la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) para regularizar las deudas previsionales, los abogados que asesoran a los jubilados prevén una adhesión mínima por parte de aquellos que obtuvieron sentencia firme, una aceptación atada a la quita entre los que aún están en juicio y un alto nivel de acuerdo entre los que no litigaron.

ANSeS tiene la expectativa que ingrese la mayor cantidad de jubilados posible al programa. Y entiende que, en el caso de los que ya cuentan con sentencias firmes (anteriores al 30 de mayo pasado), técnicamente el proceso de validación funcionaría más rápido con la homologación que propone ahora el organismo, según explicaron sus voceros.

Se estiman unas 50.000 sentencias firmes para este año, en tanto Anses paga unas 2500 sentencias por mes, según coincidieron los abogados consultados. Así que los expertos esperan que los jubilados beneficiados por la Justicia tengan menos incentivos a firmar el acuerdo propuesto por el Estado.


"Sin lugar a dudas, la enorme mayoría de los jubilados con sentencia firme va a querer cobrar conforme letra de sentencia", dijo Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad.


ANSeS debe pagar las sentencias a los 120 días hábiles. "Las sentencias de este año están presupuestadas, porque se pagan con una partida del presupuesto nacional", agregó Semino. Se trata de unos $ 12.000 millones ya adjudicados, de los cuales $ 10.500 millones son para pagar sentencias contra Anses y $ 1500 millones, de las cajas especiales de las fuerzas armadas y de seguridad.

"Difícilmente acepten pagos del 50% del retroactivo, con quitas en la retroactividad y en la ley 24.241, con quitas importantes en el haber reajustado judicialmente, sin topes, cuando tienen la posibilidad de cobrar el total adeudado", coincidió un informe del abogado Guillermo Jáuregui.
Respecto de los jubilados que aún están en juicio, la adhesión estará ligada a la instancia en la que se encuentren, a la cantidad de años que estén en litigio y a la quita resultante.

Según calculó la presidente de la Asociación de Abogados Previsionalistas, Beatriz Weidgans, la quita oscila entre el 10% y un 70%. "A mi criterio, hay que ir caso por caso", dijo.

Sucede que además del reajuste del haber jubilatorio que ofrece el programa según índices (Indice de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables) que arrojan actualizaciones inferiores a los fallos Badaro y Elliff (Indice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción), influye la cantidad de años que la personas estuvieron en juicio, que ANSeS pagará la mitad de la deuda en tres años y que reconoce las diferencias devengadas desde los dos años anteriores a la notificación de la demanda, en vez desde el reclamo administrativo.

"En el acuerdo por retroactividad hay una pérdida grande, porque ANSeS reconoce la retroactividad desde el momento en que se inicia la demanda, no desde el inicio del expediente. Es un año perdido de movida, más los tres años que estipulaba la ley", dijo el abogado Federico Despoulis Netri, para quien la quita es del 50%.

"Con relación a los que tienen juicios de reajuste sin sentencia sería interesante vincular la duración actual del pleito con un tope en la quita. No es razonable quitar 50% del haber reajustado y el 70% de la retroactividad a un jubilado que inició el juicio hace un año y hacer la misma quita al que lleva ya seis años de pleito. Falta en la ley una relación proporcional entre la quita máxima y la duración actual del pleito", agregó Jáuregui.

Finalmente, se espera una amplia aceptación entre quienes no hubieran iniciado juicio, ya que la recomposición de sus haberes será inmediata. "Creo que habrá una adhesión masiva entre los jubilados que no están en juicio", dijo Semino.

Para ellos, la propuesta contempla abonar las diferencias devengadas desde la presentación de la solicitud de ingreso al programa.