Deuda: más de 160 economistas apoyaron la oferta de Argentina a los bonistas

En una carta pública, firmada por personalidades como Phelps y Stiglitz, los académicos remarcaron que Argentina presentó una propuesta "responsable" que "refleja adecuadamente la capacidad de pago del país".

En medio de la negociación contrarreloj que encara el Gobierno con los acreedores externos para evitar un nuevo default, destacadas figuras de la academia económica mundial apoyaron la oferta argentina para reestructurar la deuda externa.

Entre los firmantes que se destacan personalidades del calibre de los premios Nobel Joseph Stiglitz y Edmund Phelps, el ensayista Thomas Piketty y el ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMIKenneth Rogoff.

A través de un documento publicado en el blog Project Syndicate, 163 economistas académicos manifestaron su respaldo a la propuesta realizada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, que justamente es discípulo de Stiglitz. 

"Una renegociación requiere el compromiso de todas las partes. Argentina ha presentado a sus acreedores privados una oferta responsable que refleja adecuadamente la capacidad de pago del país", indica el comunicado que lleva la firma de los intelectuales.

Allí destacan varios elementos constitutivos de la oferta, como el período de gracia de tres años y el recorte focalizado más en los intereses que en el capital.

"La propuesta está en línea con el análisis técnico del FMI, que establece que se necesitará un alivio sustancial de la deuda de los acreedores privados de Argentina para reestablecer la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad", comentaron.

Remarcaron que Argentina ratificó "su disposición a pagar la deuda reestructurada porque será factible con las nuevas tasas de interés planteadas" y que la diferencia de trato entre capital e intereses busca aliviar la carga del servicio de deuda.

"La reducción del cupón de bonos promedio ofrecido por Argentina es razonable", sostuvieron.

Y concluyeron: "Creemos que un acuerdo sostenible beneficia a ambas partes: una economía en dificultades con 45 millones de personas y los propios acreedores. Ahora es el momento para que los acreedores privados actúen de buena fe. Una resolución responsable sentará un precedente positivo, no solo para Argentina, sino para el sistema financiero internacional en su conjunto."

El documento completo:

 

Tags relacionados