Deuda: con datos de adhesión, Fernández y Guzmán deciden fecha para la extensión del canje

La definición se tomará entre hoy y el lunes, con "alta probabilidad", según fuentes. Discuten si la prórroga será por 15 días o hasta finales de agosto. El Gobierno mantiene inamovible la oferta económica.

El presidente, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, decidirán entre hoy y el lunes una nueva extensión al Período de Invitación para el canje de 21 bonos de deuda externa, por más de u$s 65.000 millones.

Fuentes con conocimiento de las negociaciones informaron a El Cronista que es "altamente probable" que este viernes o, a más tardar el fin de semana, el Gobierno prorrogue el final del plazo para adherir a la oferta de reestructuración de la deuda bajo legislación extranjera, aunque todavía no estaba claro si sería por 15 días o por un mes.

El viernes 28 de agosto o el lunes 31 aparecen en el horizonte si la última opción fuera la elegida, ya que debe existir la suficiente antelación como para la liquidación de la operación, el viernes 4 de septiembre.

En una videoconferencia con el foro estadounidense Atlantic Council, Guzmán reconoció ayer que su idea original era mantener abierto el canje hasta fines de agosto, pero había restricciones legales que determinaron la fecha del 4 de agosto.

También sostuvo que si haya o no acuerdo con los acreedores privados, avanzará con la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para tener un nuevo programa a partir de 2021.

Por estas horas se conocerá la aceptación que tuvo la última propuesta, que sería al menos superior al 20%.

Es que a los bonistas que adhirieron a la oferta inicial, que tenía un Valor Presente Neto (NPV) de u$s 37,5 por cada u$s 100 de valor nominal, calculado a una tasa de salida (exit yield) del 10%, se sumó el acuerdo de fondos como Fintech Advisory, Gramercy Funds Management y Greylock Capital tras la mejora hasta los u$s 53,5 de NPV.

El porcentaje será insuficiente si no alcanza el 50%, cifra en la cual se estableció la participación mínima.

A su vez, aparece mucho más certera la posibilidad de que no se logre llegar a los mínimos establecidos en las Cláusulas de Acción Colectiva (CAC), que permitirían cerrar la operación sin holdouts, dado que los tres grupos de acreedores tienen poder de bloqueo.

Las negociaciones están estancadas, desde que los bonistas rechazaron la última oferta y pidieron mejoras económicas y legales; lo primero es inamovible para el Gobierno, mientras que las concesiones referentes a los contratos todavía siguen empantanadas.

Una fuente que trabaja junto a los acreedores dijo a este diario que no hubo avances en lo legal.

Con todo, sería la séptima postergación del plazo para que los acreedores acepten la oferta, que tuvo dos versiones oficiales (la del 21 de abril y la del 6 de julio) y otras dos que no se llegaron a registrar (el 26 de mayo y el 17 de junio).

La nueva fecha será la octava fijada como Período de Invitación. La primera culminó el 8 de mayo, con una adhesión menor al 20% por parte de los bonistas; la segunda, el 22 de mayo, terminó con la Argentina entrando formalmente en default, al cumplirse los 30 días de gracia por el impago de u$s 503 millones de intereses de los bonos Globales 2021, 2026 y 2046.

El derrotero siguió con extensiones hasta el 2 de junio; luego, hasta el 12 de junio, el 19 de junio, el 24 de julio y el 4 de agosto, última fecha planeada hasta el momento.

Tags relacionados
Noticias del día