Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Detuvieron a Tiscornia, el arrepentido de la mafia de contenedores

Se encuentra procesado por formar parte de la banda que se dedicaba a ‘liberar’ contenedores retenidos en Aduana

Detuvieron a Tiscornia, el arrepentido de la mafia de contenedores

El arrepentido en la causa que investiga a la denominada mafia de los contenedores, Federico Tiscornia, quedó detenido luego de que la Cámara en lo Penal Económico revocara la excarcelación con la que había sido beneficiado en primera instancia.

La Cámara revocó la excarcelación del hermanastro del ex juez Guillermo Tiscornia al considerar que su libertad podría poner en riesgo la investigación. Éste se encuentra procesado por formar parte de la banda que se dedicaba a ‘liberar’ contenedores retenidos en Aduana.

Cuando declaró en Tiscornia, aseguró que los jefes de la banda eran el empresario paraguayo Oldemar Barreiro Laborda y el cuñado del ex ministro Planificación Julio De Vido, Claudio Minnicelli, quien continúa prófugo.

Los imputados forman parte de una grupo de personas que se habría organizado para eludir los controles aduaneros a la hora de ingresar mercadería importada al a país y sus detenciones habían sido ordenadas en octubre pasado.

Tiscornia quedó detenido esta mañana y la defensa de Tiscornia solicitó que se extremaran las medidas de seguridad para trasladar a su defendido hasta el lugar de detención, dado que consideran que su vida podría correr peligro puesto que al declarar como ‘arrepentido’ brindó información sensible.

La causa que lleva adelante el juez Aguinsky se originó a partir de una denuncia de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), luego de una investigación en la que se detectó que habían sido falseados cientos registros de importación.

Los registros de importación contienen la información referida al peso y elementos de los contenedores con productos importados y si no coincide con lo que efectivamente está siendo ingresado al país, los importadores deben pagar multas y, en caso de que la mercadería no sea reclamada, queda bajo observación judicial.

A principios de septiembre, el juez Aguinsky recibió una serie de escuchas judiciales que habían sido ordenadas por el juez federal Luis Rodríguez en el marco de otro expediente, pero que podían tener que ver con lo que él estaba investigando.

Las escuchas que recibió Agunsky de parte de Rodríguez involucraban a las mismas personas que él estaba investigando y en ellas se daba cuenta de una serie de maniobras para destrabar ‘containers’ que habían sido retendios en la Aduana y estaban bajo observación.

El 10 de agosto el grupo conformado por los investigados logró mover “seis contenedores desde la Terminal 5 (BACTSSA) hacia el Depósito Fiscal Moreiro Hnos. de la localidad de Lanús, provincia de Buenos Aires”, sostuvo Agunsky en su fallo.

“Se sospecha aquí que la modalidad de engaño ideada involucraría desde la confección de conocimientos de embarque apócrifos, la adulteración de datos a través de los sistemas informáticos de la Aduana y/o la solicitud de rectificación de la documentación que acompaña las cargas”, para eludir los controles de Aduana y la investigación judicial en curso.

La maniobra “involucraba la confección de ‘Bills of Lading’ (documentos de embarque) apócrifos, la incorporación de información falsa a través de los sistemas informáticos de la Aduana, y la presentación de multinotas rectificatorias de la información consignada en los permisos de embarque”.