Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Detuvieron a Lázaro Báez por lavado y declara hoy ante el juez Casanello

El empresario fue llevado esposado a la comisaría 23 en el marco de la causa que investiga el lavado de u$s 5,1 millones en La Rosadita. Su hijo Martín quedó con custodia

Lázaro Báez, tras aterrizar en San Fernando, quedó detenido como también su contador Pérez Gadín

Lázaro Báez, tras aterrizar en San Fernando, quedó detenido como también su contador Pérez Gadín

Lázaro Báez, empresario santacruceño del riñón más cercano de la familia Kirchner, quedó detenido ayer al aterrizar en San Fernando, por decisión del juez Sebastián Casanello, en el marco de la causa que lo tiene procesado por supuesto lavado de dinero de u$s 5,1 millones. La detención se decidió dos días antes de que Báez tuviera que presentarse en Tribunales para prestar declaración indagatoria, la cual fue adelantada para hoy. La medida también alcanzó a su contador, Daniel Pérez Gadín, otro de los involucrados en la causa, que quedó a disposición del juez federal.

La decisión de detener a Báez, Casanello la tomó ante el temor de que el empresario dueño de Austral Construcciones se fugara del país. Por orden del juez, Báez era objeto de un "seguimiento" por parte de fuerzas de seguridad, del que se habría percatado en las últimas horas. "Habría querido evadirse del seguimiento, por lo que el juez dictó la detención", deslizaron fuentes judiciales. La detención del empresario tuvo lugar en el aeropuerto de San Fernando, luego de que aterrizara allí procedente de Santa Cruz.

En la resolución, Casanello explicó que "personal policial abocado a las tareas ordenadas por este tribunal el pasado 31 de marzo pudo observar que se encontraba sobre la pista de despegue del aeropuerto de la ciudad de Río Gallegos, en condiciones de operar una aeronave cuyo pasajero ‘se habría corroborado’ sería Lázaro Báez. La noticia de la utilización de la aeronave privada es un detonante que dispara los riesgos de fuga y exige el dictado urgente de una medida idónea que asegure los fines procesales", justificó el juez en su escrito.

El empresario se enteró de la orden de arresto cuando estaba en vuelo, junto a su hijo Martín y otras dos personas. La detención tuvo lugar cerca de las 18 en el aeropuerto de San Fernando, luego de que aterrizara procedente de Santa Cruz, y desde allí fue trasladado a la División de Investigaciones Federales de Organizaciones Criminales de la Policía Federal, ubicada en Gurruchaga y Santa Fe, en el barrio porteño de Palermo, frente al Jardin Botánico.

La declaración de Báez, prevista para el jueves, finalmente será hoy, al igual que la de Pérez Gadín, su contador. En el fallo que dictó el arresto de Báez, el magistrado afirmó que se le "atribuye haber ingresado, a través de su hijo Martín Báez, pero presumiblemente en los últimos meses de 2012, dinero por una suma total aproximada de u$s 5.100.000 en la sociedad denominada SGI Argentina".

El juez afirmó que ese dinero "fue contado en el lugar en presencia del hijo de Báez, como así también de César Gustavo Fernández, Walter Adriano Zanzot, Fabián Virgilio Rossi, Daniel Rodolfo Pérez Gadín y Sebastián Ariel Pérez Gadín, junto con otros sujetos no identificados al día de la fecha, disimulando de ese modo la fuente real de los fondos para obtener su apariencia de licitud".

"A partir del ingreso de ese dinero en efectivo en aquellas oficinas se disimuló y ocultó el origen y titularidad de tales capitales no declarados, iniciándose un proceso tendiente a evitar su trazabilidad, en pos de cortar todo lazo con los hechos que los originaron y convertirlos e integrarlos al circuito económico como procedentes de fuentes lícitas", enfatizó Casanello.

En tanto, Martín Báez, el hijo del constructor, no fue detenido pero quedó con consigna policial y deberá declarar mañana, al igual que su padre y Pérez Gadín. También están citados a ampliar su indagatoria Federico Elaskar y Leonardo Fariña, respectivamente, quienes ya están procesados en la causa que tramita Casanello por "lavado de activos".