Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Detrás de escena en la Rosada: seguridad reforzada, nervios y risas

Detrás de escena en la Rosada: seguridad reforzada, nervios y risas

En el Salón Blanco de la Casa Rosada estuvo presente toda la primera plana del Gobierno. Antes de que Mauricio Macri y Barack Obama salieran a escena, los funcionarios ocuparon las primeras cinco filas. Entre los más sonrientes se vio al jefe de Gabinete, Marcos Peña; el embajador Martín Lousteau y la canciller Susana Malcorra, quienes tuvieron protagonismo en la visita del presidente de Estados Unidos.

En cambio, ni bien entraron al salón, y hasta que promedió la reunión con la prensa, a Macri se lo notó más nervioso que a su par. Mientras Obama usó más tiempo para exponer y responder las preguntas, el mandatario argentino fue más escueto. Igualmente, al final de la conferencia Macri bromeó y se mostró más suelto.

A lo largo de la declaración conjunta, quedó en evidencia que sólo tres referentes del oficialismo no sabían inglés o no se sentían del todo seguros con ese idioma. El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y el titular del plan Belgrano Norte, José Cano, fueron los únicos que usaron los auriculares para escuchar la traducción al español del mensaje de Obama.

Seguridad reforzada

La visita de Obama alteró las medidas de seguridad en la Casa Rosada. De hecho, hasta minutos antes de que llegara el presidente de Estados Unidos a la Casa de Gobierno, escuadrones de explosivos de la Policía Federal revisaron la sala de conferencias y el salón blanco del edificio con perros entrenados.

A su vez, ningún funcionario del Gobierno podía salir de la Casa Rosada hasta que se retirase Obama.

Igualmente, la mayoría de los funcionarios de la casa se agolparon en el patio de Palmeras para ver llegar a Obama a las 10:58, quien fue recibido por los Granaderos.