Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Después de un desalojo con incidentes, Bullrich denunciará a piqueteros

Alrededor de 200 manifestantes cortaron 4 horas la autopista Buenos Aires-La Plata. Luego de fuertes cruces con conductores, cuando estaban por irse, fueron reprimidos

La Gendarmería avanzó sobre los piqueteros y hubo enfrentamientos

La Gendarmería avanzó sobre los piqueteros y hubo enfrentamientos

Después del piquete; de los piedrazos; de las denuncias de automovilistas; de las promesas de abandonar la autopista a las 15; del violento desalojo por parte de Gendarmería unos 10 minutos antes de ese plazo; de la ausencia del protocolo, el ministerio de Seguridad anunció que presentará una denuncia penal contra los manifestantes que bloquearon la autopista Buenos Aires-La Plata "ante el cúmulo de delitos cometidos".

Fue la propia titular de la cartera, Patricia Bullrich, quien lo anunció primero desde su cuenta de Twitter, con aviso a futuro incluido: "Lo advertimos y lo hicimos. Liberamos la autopista con Gendarmería. Denunciaremos penalmente a todos los que cometieron delitos". Fue la ministra quien, según la versión oficial, ordenó el desalojo, previa comunicación con la Unidad Fiscal de Investigación de Avellaneda, "al verificar el delito infraganti". Con un comunicado, más tarde, el ministerio amplió la presentación contra la organización social Barrios de Pie y de la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón, acusándolas de "arrojaron piedras y generaron robos, destrozos de bienes y ataques a los automovilistas allí presentes, los cuales, a su vez, sufrieron roturas en los vidrios de sus autos".

Todo comenzó a las 11 cuando, en reclamo de puestos de trabajo, unos 200 manifestantes bloquearon durante cuatro horas el tránsito en la autopista, a la altura del kilómetro 9, en Dock Sud. Minutos antes de las 15, hora que los piqueteros habían prometido levantar la protesta, gendarmes avanzaron con carros hidrantes, balas de goma y gases lacrimógenos para liberar la vía. La respuesta fue con piedras, botellas y palos: al menos un efectivo resultó herido, según fuentes oficiales.

Más allá de las quejas por las demoras en el tránsito, que llegó a 8 kilómetros de cola, conductores denunciaron en redes sociales que fueron atacados por los manifestantes, con objetos contundentes, e incluso robados y al menos una camioneta fue destrozado en medio de la protesta. Se trató de una utilitaria que frenó de golpe fue embestida por detrás por un ómnibus de larga distancia que se dirigía hacia la Costa Atlántica, lo que la llevó a empujar a un grupo de protestantes, que arremetieron contra el vehículo. Los piqueteros alegaron que fueron atropellados por los automovilistas que buscaban esquivar el corte y que por ese motivo reaccionaron contra los conductores.

El violento desalojo generó quejas desde la oposición. "Como es de público conocimiento, es creciente la desocupación, la precarización laboral y la pérdida del poder adquisitivo. La respuesta del Estado no puede ser la represión y la criminalización de la protesta social", fue el repudio de la CTA Autónoma, que lidera Pablo Micheli, en un comunicado.