Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Después de ocho años, Argentina vuelve a exportar cítricos a Brasil

El vecino país reabrió su mercado para las naranjas, mandarinas, pomelos y limones locales, vedados desde 2009 por razones sanitarias. La medida entró en vigencia ayer

Después de ocho años, Argentina vuelve a exportar cítricos a Brasil

La Argentina está en condiciones de volver a exportar cítricos de manera inmediata a Brasil, un mercado que estaba vedado hace 8 años, informó el Ministerio de Agroindustria local.

La medida quedó efectiva a través de la resolución 4, del Departamento de Sanidad Vegetal del Ministerio e Agricultura, Ganadería y Abastecimiento (MAPA por sus siglas en portugués) brasileño, publicada ayer en el diario Oficial de la Unión.

Esa resolución, con fecha del viernes 5, se aprobó el "Sistema de Mitigación de Riesgo (SMR) de cancro cítrico para la exportación de fruta fresca cítrica (citrus spp.) de Argentina a Brasil".

La reapertura del mercado brasileño a las naranjas, mandarinas, pomelos y limones argentinos se produjo tras años de gestiones bilaterales. Brasil cerró en 2009 sus fronteras para los cítricos locales, aparado en razones sanitarias. "Se coronan así varios años de trabajo técnico y negociaciones", enfatizó la cartera que dirige Ricardo Buryaile al celebrar la vuelta de los cítricos comerciales al mercado del principal socio comercial del Mercosur. El visto bueno para los limones argentinos del vecino país se suma a la habilitación que tendrán los limones para acceder a Estados Unidos, a partir del próximo viernes 26, luego de que el gobierno de Donald Trump resolvió no prorrogar la suspensión que había impuesto en enero pasado para esos productores argentinos.

Buryaile manifestó su reconocimiento al MAPA por la decisión y señaló que el presidente Mauricio Macri "asumió el compromiso de recomponer y profundizar la relación con el gobierno brasileño y nosotros hemos hecho lo propio con nuestra contraparte brasileña".

"Con el ministro Blairo Maggi, y nuestros respectivos equipos de trabajo, nos hemos propuesto tener un diálogo franco y hacer lo posible por resolver cuestiones de muchos años de arrastre en nuestra agenda bilateral, como el retorno de los cítricos argentinos al mercado brasileño que siempre estuvo entre nuestras prioridades", enfatizó Buryaile.

La negociación para reabrir el mercado brasileño a los cítricos locales venían desde hace tiempo y el 5 de septiembre último el MAPA estableció los criterios y procedimientos para el sistema de mitigación de riesgos para prevenir la enfermedad conocida como "cancro cítrico", generado por una bacteria que daña la piel de las frutas y termina afectando seriamente la productividad de la planta afectada.

Tras esa norma brasileña, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y la Secretaría de Defensa Agropecuaria de Brasil trabajaron en un SMR para regular las exportaciones argentinas al socio regional. El mes pasado, se produjo una visita de inspección de las autoridades sanitarias brasileñas a las zonas productivas argentinas, a fin de constatar en campo los avances en los acuerdos de control.

Desde fines de abril que tanto empresarios del sector citrícola, como las autoridades nacionales y de las provincias productoras aguardaban la luz verde del país que gobierna Michel Temer.

Brasil importó 28.000 toneladas de naranjas y mandarinas, y 1440 toneladas de limones, para los cuales sus principales proveedores fueron España y Uruguay.

Con la reapertura para los productos locales, la secretaria de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, consideró que existen "expectativas muy favorables, sobre todo para las naranjas y mandarinas de la Mesopotamia argentina, ya que debido a la cercanía, precio y calidad, podrán competir con los productos de los otros proveedores brasileños.