Despouy advirtió por la mecánica de subsidios

Sin saber que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner le sacaría el control del transporte al ministro de Planificación, Julio De Vido, horas antes el titular de la Auditoría General de la Nación (AGN), Leandro Despouy, volvió a arremeter ayer contra el sistema ferroviario. Desde su oficina se detectaron varias de las irregularidades que el Gobierno terminó por validar al rescindir el contrato de concesión de TBA luego del trágico accidente de Once, que dejó 51 muertos y más de 700 heridos. En el marco de las conferencias del ciclo Preguntar al Poder, organizado por el Centro para la Información Ciudadana y la Fundación Konrad Adenauer, Despouy auguró que en la investigación judicial que involucra a los hermanos Cirigliano y, entre otros, al ex Secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, va a desentrañar la mecánica del subsidio. El presidente de la AGN sostuvo que no se puede mantener un sistema de subsidios sin rendición de cuentas. A TBA se le entregaron casi 2000 millones de pesos, afirmó Despouy.
La historia muestra que los subsidios se desviaban. En este juicio se revelará a dónde iban, arriesgó el jefe de los auditores. Los informes de la AGN determinaron que ese monto ingresó a las arcas de la empresa entre 2003 y 2010.
En el transporte se tomaron medidas coyunturales sin un plan, concluyó el titular de la AGN en otro tramo. En ese sentido, explicó que hay alertas y situaciones de mucho riesgo en transporte de cargas que tienen condiciones pésimas. E ironizó que pareciera que hay un campeonato entre las compañías para ver cuál tiene más descarrilamientos y accidentes